Historia Universal

Las ferias de hielo

Aunque los crudos inviernos a menudo traían consigo hambre y muerte, los barqueros londinenses, tan emprendedores como siempre, decidieron hacer de la necesidad virtud y aprovecharlos al máximo organizando las conocidas como Ferias de Hielo, una mezcla entre un mercado navideño, un circo ambulante y un rave ilegal. Estas ferias heladas eran todo un espectáculo, atiborradas de tiendas construidas apresuradamente, pistas de patinaje sobre hielo, campos de fútbol, ​​partidos de bolos, vendedores de frutas, zapateros, barberos … incluso pubs; había hogueras dentro de las tiendas y tenderetes para calentar a sus clientes, todo lo que esperarías en las concurridas calles de Londres pero sobre hielo.

Entre los siglos XVII y XIX, coincidiendo con algunos de los inviernos más crudos de la Pequeña Edad de Hielo, el río Támesis a su paso por Londres no solo se llegó a congelar, sino que se sobre el se llegó a formar una capa de hielo tan gruesa que permitió la celebración de estas “Ferias de Hielo”, organizadas por los barqueros del Támesis para obtener unos ingresos extras ya que sin un rió navegable, muchos veían su sustento en riesgo. Cuando el río se congelaba, los hombres del agua, que transportaban personas y que movían mercancías a lo largo y ancho del Támesis, perdían buena parte de su fuente de ingresos por lo que siguiendo la tradición de sus antepasados, organizaban ferias de heladas en las que cobraban a los comerciantes y apostadores por el acceso al hielo.

Durante la Gran Helada de 1683–84, la peor registrada en Inglaterra, el Támesis estuvo completamente congelado durante dos meses y el hielo alcanzó un grosor de 28-30 cm en Londres, extendiéndose a kilómetros de las costas del sur del Mar del Norte (Inglaterra, Francia y los Países Bajos) y causando graves problemas para la navegación. Desde el año 1400 hasta la eliminación del puente medieval de Londres en 1835 (demolido y reemplazado por el actual Tower Bridge, con sus dos torres) , hubo 24 inviernos en los que se registraron congelaciones que el Támesis de esta magnitud.

Así pues no era este un fenómeno desconocido para los londinenses; ya el año 923 el río estaba abierto al tráfico rodado para el comercio y el transporte de mercancías durante 13 semanas en el invierno, que en 1410 llegó incluso hasta las 14 semanas. El Támesis se había congelado varias veces en el siglo XVI, ocasiones en las que el Rey Enrique VIII aprovechaba para viajar desde el centro de Londres a Greenwich en trineo a sobre el río y la Reina Isabel I acudía al río helado con frecuencia para “disparar a las marcas”. Así, cuando el hielo era lo suficientemente espeso y duraba lo suficiente, los londinenses recurrían al río para viajar, comerciar y divertirse y esta diversión adoptaba la forma de festivales y ferias públicas. La primera feria de hielo se remonta al año 1608 y la última a 1814 y en dicho período hay documentadas un total de cinco de esas ferias.

En ese tiempo, el invierno británico era mucho más severo de lo que es ahora y el río más ancho y menos profundo (aun no había sido encauzado), fluía más lentamente, viéndose además obstaculizado por el puente medieval del Viejo Londres. Este se sustentaba en muchos pilares, muy separados, protegidos por grandes cubiertas de madera que, a lo largo de los años, se extendieron causando un estrechamiento de los arcos debajo del puente, concentrando así el agua en torrentes de flujo rápido. En invierno, grandes trozos de hielo se alojarían contra estas cubiertas de madera, bloqueando gradualmente los arcos y actuando como una presa para el río durante la marea baja.

puente de Londres

El río pasaba a convertirse así durante unos días, en la principal atracción de la ciudad. Allí, sobre su superficie helada, en el tramo que discurre entre el puente de Londres (actual London Bridge) y el de Blackfriars, se ubicaba la feria; toda ella dedicada al entretenimiento. Se celebraban carreras de trineos y de caballos, exhibiciones, bailes, sonaba la música y se montaban un sinfín de tenderetes donde se vendían todo tipo de cosas, incluidos los recuerdos de la propia Feria de Hielo, como tarjetas impresas allí mismo (el rey Carlos II compró una), que por seis chelines certificaban esa curiosa circunstancia. La Feria de Hielo que se celebró el invierno de 1683 fue posiblemente la más concurrida y popular de las cinco que han tenido lugar hasta la fecha. El escritor y jardinero inglés John Evelyn (1620-1706),nos describe así el evento:

Los entrenadores viajaban desde Westminster hasta el Temple, y también desde otras escaleras, como en las calles; trineos, deslizándose con skeetes, una carnada de toros, carreras de caballos y de entrenadores, juegos de títeres e interludios, cocineros, bochas y otros lugares obscenos, por lo que parecía ser un triunfo bacanal o un carnaval en el agua.

Pero además de describir todo lo que sucedía en aquella feria, también nos dejó testimonio de las terribles consecuencias del frío tan extremo que se vivió aquel invierno: “Las aves, los peces y los pájaros, y todas nuestras plantas y verduras exóticas que perecen universalmente. Muchos parques de ciervos fueron destruidos (…) Londres, debido a la excesiva frialdad del aire que obstaculizaba el ascenso de humo, estaba tan lleno de vapor fuliginoso [lleno de hollín] del carbón de mar (…) que difícilmente se podía respirar.” Las fuertes heladas comenzaron el 20 de diciembre de 1683 y se prolongaron hasta el 6 de febrero de 1684.

El relato de un testigo ocular de la helada 1683–84 nos lo cuenta así:

El 20 de diciembre de 1683 comenzó una helada muy violenta, que duró hasta el 6 de febrero, en un extremo tan grande, que los estanques se congelaron al menos 18 pulgadas de espesor, y el Támesis estaba tan congelado que se construyó una gran calle desde el Temple hasta Southwark, con tiendas y todo tipo de cosas vendidas. Los entrenadores de Hackney jugaban allí como en las calles. También hubo hostigamiento de toros y muchos espectáculos y trucos para ser vistos. Este día la helada se rompió. Por la mañana vi a un entrenador y seis caballos conducidos desde Whitehall casi hasta el puente (London Bridge), pero a las tres en punto de ese día, 6 de febrero, al lado de Southwark, el hielo desapareció, así que los botes remaban de aquí para allá , y al día siguiente toda la escarcha había desaparecido. El Día de la Candelaria fui al mercado de Croydon y conduje mi caballo sobre el hielo hasta el Horseferry de Westminster a Lambeth; Cuando regresé, lo conduje desde Lambeth por el medio del Támesis hasta las escaleras de los Whitefriars, y así lo conduje hasta ellos. Y este día un buey fue asado entero en Whitehall. El rey Carlos y la reina comieron parte de el.

Será durante el siglo XVII cuando la Pequeña Edad de Hielo vivirá su momento álgido. En esa centuria se produjeron diez inviernos crudísimos en los que el Támesis se cubrió de una gruesa capa de hielo, frente a seis en el siglo XVIII y solo uno en el XIX. Las ferias de hielo del Támesis eran, a menudo breves, finalizando antes de que el clima mejorara y la gente tuviera que retirarse del hielo derretido. Durante la feria de 1739, una gran cantidad de hielo se desprendió y se tragó tiendas de campaña, negocios y personas. Los deshielos rápidos a veces causan la pérdida de vidas y de bienes, como en enero de 1789, cuando el hielo derretido arrastró un barco que estaba anclado a una casa pública junto al río, derribando el edificio y causando la muerte de cinco personas.

“El capitán de una embarcación que se encontraba frente a Rotherhithe, para asegurar los cables de la nave, llegó a un acuerdo con el dueño de un pub para sujetar un cable a sus instalaciones. En consecuencia, se llevó un pequeño ancla a la orilla y se depositó en el sótano, mientras que otro cable se ató alrededor de una viga en otra parte de la casa. En la noche, el barco se desvió y los cables se mantuvieron firmes, se llevaron la viga y nivelaron la casa con el suelo, en cuyo accidente murieron cinco personas dormidas en sus camas “.

El registro anual indica que en enero de 1789, el río estaba “completamente congelado y la gente caminaba de un lado a otro con casetas de feria erigidas, así como espectáculos de títeres y rotondas”.

El invierno de 1813-14 propició la celebración de la última Feria de Hielo del Támesis. Comenzó el 1 de febrero. Aunque solo duró cinco días, esta fue una de las ferias más grandes de la historia; miles de personas se presentaban todos los días. Los londinenses se lanzaron al Támesis comiendo pan de jengibre y bebiendo ginebra. El Times del 2 de febrero de 1814 informó que “en algunas partes el hielo tenía varios pies de espesor, mientras que en otras era peligroso aventurarse“. La acción se centró entre el London Bridge y el Blackfriars Bridge en el corazón de la ciudad. El hielo era lo suficientemente grueso como para soportar las imprentas produciendo recuerdos. Los bueyes fueron asados frente a grandes fuegos, se tomaron bebidas y se celebraron bailes. El historiador Ivan Day, que ha intentado replicar las técnicas de cocina de los feriantes estima que emplearían más de 24 horas en asar al animal frente a un fuego y que un solo buey podría haber alimentado a 800 personas. También se sirvió cordero, tanto en rodajas como en pasteles de carne picada. Té, café y chocolate caliente estaban a la venta. Pero el alcohol impregnaba la ocasión. Los vendedores de pan de jengibre vendían tazas de ginebra, una particularmente fuerte llamada Old Tom, que los registros describen como “increíblemente ardiente“. Había Purl, una mezcla de ginebra y vino de ajenjo, similar al vermut, que te destrozaría por completo, según Day. También había una cerveza llamada Mamá, infundida con especias similares a una cerveza de invierno. Las carpas, hechas de velas y apuntaladas con remos, se llamaban “carpas frías” por el efecto ruinoso del licor fuerte.

Los pubs temporales, como los modernos, tenían nombres curiosos; así uno se llamó “La ciudad de Moscú” para reflejar las condiciones de congelación imperantes. Todo era muy simple, las mujeres caminaban con canastas de manzanas calientes sobre sus cabezas cubiertas por un paño para mantenerlas calientes. A menudo, las familias que cocinaban y vendían comida eran las mismas que lo habían estado haciendo en siglos anteriores. Hoy en día la policía estaría en todas partes en un festival así, revisando el hielo en busca de grietas y manteniendo el orden, pero en 1814 no había fuerza policial en Londres y dependía de los hombres del agua mantener el orden y terminar las peleas.

De aquella feria pasarían a la historia dos extravagancias: la primera, el elefante que caminó sobre el río pasando por debajo del puente de Blackfriars, y la segunda un libro de 124 páginas titulado “Frostiana o una historia del río Támesis en un estado congelado”, que un impresor llamado George David compuso e imprimió en su puesto de la feria. Pero poco a poco el clima se estaba volviendo más suave y el viejo Puente de Londres había sido demolido en 1831 y reemplazado por un nuevo puente con arcos más anchos, permitiendo que la marea fluyese más libremente; además el río había sido encauzado en varias etapas durante el siglo XIX, todo de los cuales hizo menos probable que el río se congelase.

Desde entonces, el río se ha llegado a congelar también en alguna otra ocasión, la última más destacada durante el invierno de 1962-63, pero ahora esos episodios son más esporádicos y no alcanzan la magnitud de antaño. Esto es así no solo por tener inviernos menos fríos, sino también por el cambio que indujo en la dinámica del río el cambio de puente. Pero las ferias de hielo han dejado una impresión profunda en la conciencia popular. Numerosas novelas o incluso películas y series de televisión se han ambientado allí. Uno de los primeros capítulos de la novela Orlando: una biografía de Virginia Woolf tiene lugar en el congelado río Támesis durante la Feria de 1608. En el episodio de Doctor Who, A Good Man Goes to War, River Song se encuentra con Rory Williams cuando regresa a su celda en la Instalación de Contención de Stormcage. Ella le dice que acaba de estar en 1814 para la última de las Grandes Ferias de Hielo. El doctor la había llevado allí para patinar sobre hielo en el río Támesis. “Hizo que Stevie Wonder cantara para mí bajo el puente de Londres”, dice ella. Cuando Rory expresa sorpresa de que Stevie Wonder cantara en 1814, River le advierte que nunca debe decirle al cantante que lo hizo. Otro episodio más de Doctor Who, Thin Ice, se desarrolla durante la última feria en 1814 e incluye una referencia al cruce del elefante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s