William Wallace

sábado, 25 de agosto de 2018

William Wallace fue un personaje histórico que luchó contra el rey inglés Eduardo I para «defender las libertades de los escoceses». Desconocemos muchos de los detalles de su vida por la falta de fuentes contemporáneas a los hechos y es por ello que la leyenda ha contribuido a magnificar sus gestas y su resistencia lo elevó a la categoría de héroe nacional en Escocia.

Eduardo I de Inglaterra, llamado Longshanks o el Zanquilargo por su estatura, fue el primer rey de la dinastía de los Plantagenêt que intentó terminar la conquista inglesa de las islas Británicas. A partir de 1301 Eduardo I concedió a su primogénito el título de príncipe de Gales, honor que los reyes de Inglaterra han conservado hasta la actualidad. Cuando murió el rey de Escocia Alejandro III (al precipitarse su caballo por un acantilado) dejando como única heredera a su nieta, que vivía en Noruega, el rey inglés propuso un matrimonio entre su hijo y la princesa de dos años de edad, conocida como Margarita «hija de Noruega». Pero la niña no superó las dificultades del viaje a Inglaterra y murió en alta mar. Inmediatamente, la nobleza escocesa empezó a disputarse la corona y Eduardo I tomó partido por el candidato John Balliol, (pensando que se convertiría en un rey títere a su servicio, aunque pronto hubo de desengañarse) que fue coronado en la abadía escocesa de Scone. Tras descubrir los pactos de John Balliol con el rey Felipe IV de Francia, y la negativa de aquel a prestar sus ejércitos para combatir a los franceses, Eduardo I decidió invadir Escocia. Derrotó a los escoceses en la batalla de Dunbar en 1296 apoderándose de la Piedra del Destino, la roca sagrada de Scone donde los reyes escoceses eran coronados. Mandó a sus tropas ocupar el reino y envió a funcionarios ingleses para gobernar el país. Escocia era un país subyugado por el monarca inglés, a quien más de dos mil notables escoceses juraron lealtad.

El rey inglés había acabado con la oposición de los barones, pero un líder imprevisto surgió en escena liderando la revuelta del pueblo escocés: William Wallace. El poema Blind Harry o Harry el Ciego (muy posterior a los hechos, pues data de la década de 1470) cuenta cómo el alguacil inglés Lanark mató a la esposa de William Wallace y este se rebeló contra la autoridad del rey matando al asesino de su mujer y liderando la revuelta escocesa. William Wallace había jurado lealtad a Balliol, por lo que se negó a someterse a Eduardo I.se sumó a una campaña liderada por Robert Wishart, obispo de Glasgow, contra los sheriffs ingleses, que imponían el pago de elevados impuestos a la población escocesa. En 1297, William Wallace asaltó Lanark al frente de una banda de 30 hombres y dio muerte a su sheriff en el castillo de la ciudad; este será el origen de la leyenda de la muerte de su esposa, aunque como vemos, los motivos no son tan heroicos. A continuación, Wallace organizó un ejército campesino que obtuvo varios éxitos notables en su lucha contra las autoridades inglesas. Los demás nobles escoceses intentaron sumar sus fuerzas para combatir al ejército de ocupación, pero pronto se vieron forzados a rendirse. El único otro líder escocés que hizo avances en la resistencia fue Andrew de Moray, que arrebató a los ingleses los castillos del noreste de Escocia.

Wallace y Moray unieron sus tropas cerca de Stirling para vencer al grueso del ejército invasor, sorprendiéndolo cuando atravesaba un estrecho puente de madera sobre el río Forth. Las tropas inglesas sufrieron una espectacular y dolorosa derrota el 11 de septiembre de 1297 en la batalla del puente de Stirling. Los ingleses, dirigidos por John de Warenne y Hugh de Cressingham, se confiaron por su superioridad numérica y la reciente victoria en Dunbar.Las crónicas aseguran que murieron 5.000 ingleses. En el invierno de 1297 William Wallace dirigió sus ejércitos al norte de Inglaterra para dinamitar el prestigio del rey.

Los Wallace –nombre que deriva del francés le Waleis, «el galés»– eran un linaje vasallo de la dinastía de los Steward o Stuart –en castellano, Estuardo–, que pocos años después se alzaría con el trono escocés. William Wallace pertenecía pues a una familia localmente influyente, puesto que su padre era un caballero y pequeño propietario rural y su madre la hija del sheriff del condado de Ayr. Pero William no era el primogénito de este matrimonio, lo que significaba que debía buscar su propio lugar en el mundo. Se cree que hacia 1289 pasó un tiempo en el condado de Stirling con un tío suyo clérigo, quizá porque el destino natural de un hijo menor sin tierra y con capacidades intelectuales era la Iglesia.

Tras dirigir una campaña de saqueo por el norte de Inglaterra, Wallace retornó para ser armado caballero y único Guardián de Escocia, un puesto insólito para alguien no perteneciente a la nobleza, llegando a gobernar una extensa parte de Escocia reconquistada a los ingleses, aunque no por mucho tiempo. En 1298, Wallace se apostó con sus hombres cerca de Falkirk para enfrentarse al ejército inglés comandado por el propio rey Eduardo. Los escoceses se situaron frente a un terreno cenagoso y con un bosque detrás, agrupados en tres schiltroms (formaciones defensivas que actuaban a modo de erizos gigantes con sus lanzas de más de tres metros frente a la caballería). Pero había cometido el error de ceder la iniciativa al enemigo. La caballería inglesa atacó por los flancos, evitando la ciénaga, aunque tuvo que retroceder frente a los schiltroms. Entonces empezaron a llover las flechas de los arcos largos galeses que Eduardo había incorporado a su ejército (los mismos arcos largos que reportarían a Inglaterra sus mayores victorias en la guerra de los Cien Años). Los lanceros fueron cayendo en el sitio, hasta que los pocos que quedaban, incluyendo a Wallace, optaron por huir.

Uno tras otro los nobles escoceses hicieron la paz con Eduardo y renovaron sus juramentos, mientras Wallace se daba a la fuga. El cargo de Guardián de Escocia recayó ahora en los dos nobles más influyentes, Robert Bruce y John Comyn. Wallace encabezó una guerrilla durante un año, y luego viajó a Francia, Noruega y Roma en busca de apoyos, pero al ver que sus esfuerzos eran vanos volvió a Escocia para continuar la lucha con sus propios medios.Tras obtener algún éxito contra las tropas inglesas, en 1304 el pequeño grupo de Wallace fue aniquilado y él se quedó solo, reducido a la condición de fugitivo. Al año siguiente, un caballero escocés al servicio de Eduardo lo delató cuando iba a entrevistarse con Bruce, quien a la sazón también estaba del lado de Eduardo para contrarrestar las ambiciones de Comyn, su rival por el trono escocés. Tras ser arrestado, Wallace fue trasladado a Londres. Durante el posterior proceso, cuando pronunciaban la palabra «traidor» este les replicaba que él siempre había sido un súbdito del rey escocés John Balliol (exiliado en Francia desde 1299), nunca de Eduardo.

Fue condenado a muerte por por bandidaje y traición. arrastraron al prisionero con caballos a lo largo de más de seis kilómetros a través de Londres, envuelto en una piel de buey para no desgarrar su cuerpo antes de tiempo. En el campo de ejecución en Smithfield, primero lo ahorcaron como asesino y ladrón, cortando la cuerda antes de que muriera. Luego lo mutilaron y le sacaron las tripas, todavía vivo, por traidor a Inglaterra. Echaron al fuego su corazón, hígado, pulmones e intestinos, en castigo por los sacrilegios que había cometido al saquear bienes eclesiásticos ingleses, y por fin lo decapitaron. Su cabeza quedó ensartada en un poste en el puente de Londres y el resto de su cuerpo fue descuartizado: una parte se envió para que se exhibiera en Newcastle, región inglesa del norte que Wallace asoló entre 1297 y 1298, y los otros tres cuartos como advertencia a tres ciudades de Escocia: Berwick, Perth y Stirling.

Para la aristocracia escocesa, la ejecución de Wallace –y algún otro compañero suyo– era un preliminar al acuerdo de paz y perdón (bastante generoso) que les ofrecía Eduardo. No se produjo tampoco ninguna protesta popular, quizá porque los escocese

La batalla de Agincourt

La batalla de Agincourt

Cuando amaneció, la madrugada del 25 de Octubre de 1415, había llovido con profusión y la amplia superficie del campo de batalla, recién arada para la siembra de invierno, se había convertido en un barrizal; los jinetes franceses miraban con desden hacia las escasas...

La Peste Negra

La Peste Negra

En 1348, una enfermedad terrible y desconocida se propagó por Europa y en pocos años sembró la muerte y la destrucción por todo el continente. A mediados del siglo XIV, entre 1346 y 1347, estalló la mayor epidemia de peste de la historia de Europa, tan sólo comparable...

La batalla del lago Peipus

La batalla del lago Peipus

En el siglo XII, el Báltico era una región de bosques y lagos, con pocas tierras de labranza e inviernos glaciares, pero además, era el último reducto del paganismo en Europa. La sociedad báltica se fue militarizando progresivamente durante los siglos XII y XIII como...

La Orden Teutónica

La Orden Teutónica

Casi tan famosos como los Caballeros Templarios, los Caballeros Teutónicos y su imaginería popular de extravagantes cascos de cuernos en jinetes vestidos de acero, han cautivado a muchos aficionados a la historia. Mucho de esto quizás tiene que ver con el hecho de que...

La corte de los milagros

La corte de los milagros

Durante varios siglos, París y sus alrededores se infestaron con una multitud de vagabundos y pobres. Tras la muerte de Felipe IV Le Bel y la llegada de la dinastía Valois las condiciones de vida en París empeoraron notablemente, hasta el...

¿El verdadero Robin Hood?

¿El verdadero Robin Hood?

La leyenda de Robin Hood ha capturado la imaginación de productores de cine, escritores de televisión y autores literarios durante décadas. Los estudios cinematográficos han recreado la leyenda innumerables veces desde la primera película sobre Robin Hood en 1922....

El fuego griego

El fuego griego

Constantinopla, la segunda Roma, sobrevivió toda la Edad Media a los repetidos ataques cristianos y musulmanes; las murallas de la ciudad, su poder militar, su capacidad de adaptarse a los tiempos sin renunciar a las tradiciones romanas.... muchos elementos explican...

La caza de brujas

La caza de brujas

Entre los siglos XV y XVIII, las autoridades de muchos paises europeos desencadenaron una feroz represión contra los supuestos adoradores del diablo. Miles de ellos fueron perseguidos y condenados, muriendo en la hoguera. No hay duda de que la brujería fue uno de los...

El acero de Damasco

El acero de Damasco

En tiempos de los cruzados, las espadas de Damasco se convirtieron en armas legendarias. Abundaban leyendas de todo tipo sobre ellas, desde que se templaban introduciendo la hoja al rojo vivo dentro de los cuerpos de esclavos y prisioneros hasta las que llegaban a...

La masacre de Verden

La masacre de Verden

Carlomagno inició la anexión de los territorios paganos de los sajones en el 773. Tras su victoria en la batalla de Paderborn, quedó muy clara su postura respecto a la libertad religiosa, al obligar a los habitantes de Angria a cortar y destruir el Irminsul (una...

La Britania vikinga

La Britania vikinga

A partir del último cuarto del siglo IV la provincia romana de Britania se veía amenazada por los ataques de piratas sajones, anglos y jutos, así como por las incursiones de escotos y pictos. Estas invasiones se verían favorecidas por el gradual abandono de la isla...

El Cisma de Aviñón

El Cisma de Aviñón

El siglo XIV fue tiempo de cambios para la sociedad europea. Al tiempo que el feudalismo se debilitaba, las ciudades experimentaron una paulatina pujanza de la mano del comercio y de la burguesía. España estaba inmersa en la Reconquista e Inglaterra y Francia, en la...

La Guardia Varega

La Guardia Varega

Leales y salvajes, los miembros de La Guardia Varega, unos guerreros de origen vikingo animados por las riquezas y la gloria, viajaron hasta Constantinopla a partir del siglo X para poner sus armas al servicio de los emperadores bizantinos. Su experiencia militar y su...

0 comentarios

Enviar un comentario