Medievo

La Orden Teutónica

Casi tan famosos como los Caballeros Templarios, los Caballeros Teutónicos y su imaginería popular de extravagantes cascos de cuernos en jinetes vestidos de acero, han cautivado a muchos aficionados a la historia. Mucho de esto quizás tiene que ver con el hecho de que la Orden Teutónica hizo su marca militar en las misteriosas tierras del noreste de Europa, a diferencia de la famosa y archiconocida Tierra Santa. Estos caballeros tuvieron más éxito en establecer un estado monástico completo y económicamente viable (Ordensstaat) que las órdenes de cruzados semejantes como los Templarios o los Hospitalarios. Triunfaron allí donde estos fracasaron.

La Orden Teutónica, Orden de los Caballeros Teutónicos u Orden de los Teutónicos del Hospital Militar de Santa María de Jerusalén (Domus Hospitalis Sanctæ Mariæ Teutonicorum), es una orden medieval, de carácter religioso-militar, fundada en Palestina el 19 de noviembre 1190 durante la Tercera cruzada, en la fortaleza de San Juan de Acre por cruzados alemanes según el modelo de la Orden del Temple y de la Orden de San Juan de Jerusalén. Mientras varios contingentes de cruzados alemanes participaban en el asedio de la estratégica ciudad de Acre, en 1190, un grupo de comerciantes y pequeños nobles alemanes, procedentes de Bremen y Lübeck crearon un hospital de campaña dedicado a la virgen María, para atender a sus compatriotas heridos o enfermos. Una vez tomada la ciudad y gracias al decidido apoyo del duque Federico de Suabia, éste hospital de campaña se trasladó al interior de la ciudad y los monjes que trabajaban en él pudieron así continuar con sus piadosas labores curativas. En 1192 el papa Celestino III reconoció oficialmente a los monjes alemanes del hospital de Acre y les otorgó la regla de San Juan. Con el beneplácito del Papa y con la llegada de nuevos cruzados alemanes, los monjes aumentaron su influencia por Tierra Santa, hasta que en 1198 la Orden dejó a un lado el cuidado de los peregrinos y sus monjes decidieron empuñar la espada para defender la Fe cristiana. Así, lo que originalmente había sido una organización hospitalaria que ayudaba a los peregrinos cristianos se reorganizó como orden militar, obteniendo el reconocimiento oficial del papa Inocencio III ( gracias a los buenos oficios del Canciller del Sacro Imperio, Conrad von Querfurt ) en febrero de 1199 con el nombre de “Ordo Domus Sanctae Mariae Teutonicorum Hierosolymitanorum”, u Orden de la Casa de Santa María de los Teutones en Jerusalén” . Teutones, porque era uno de los nombres con el que por aquel entonces se denominaba a los que posteriormente serían alemanes.

Tercera cruzada 1189 -1192

La nueva orden adquirió tierras dentro de los estados cruzados y estableció una presencia militar dentro del reino armenio de Cilicia, donde su importancia se verá incrementada por los gobernantes armenios como un contrapeso a los templarios, con una poderosa presencia en las zonas vecinas. Además de aprender allí importantes y útiles habilidades diplomáticas y políticas, también mantuvieron dos fortalezas importantes al este del estado cilicio.

Inicialmente la orden solo contaba con cuarenta caballeros siendo el resto de sus miembros monjes y sargentos; de entre estos caballeros, Federico de Suabia y el Rey de Jerusalén eligieron a Heinrich Wallpot von Passenheim como primer Maestre de la Orden. Wallpot fue el artífice de los estatutos de la Orden, similares a los de las otras Órdenes Militares, en la que los caballeros se comprometían a respetar los votos de pobreza, castidad y obediencia, ayudar a los necesitados y combatir a los infieles. La peculiaridad que los distinguía del resto de las ordenes militares era que mientras el resto aceptaban a caballeros de cualquier procedencia, los teutones solo aceptaba a aquellos provenientes de los territorios del Sacro Imperio, una medida tomada para asegurar la lealtad de la Orden al Sacro Imperio Romano Germánico. Solo los caballeros de nobleza comprobada podían convertirse en caballeros de la Orden, teniendo que conformarse el resto con ingresar a las filas de los monjes o de los sargentos que se encargaban de servir a los caballeros y combatir en las batallas como soldados de infantería. Como uniforme la Orden escogió una túnica o sobretoda blanca sobre la que destacaba una gran cruz negra, la cruz pattée, que a veces se usó como su escudo de armas; esta imagen fue utilizada más tarde para la decoración e insignias militares del Reino de Prusia y posteriormente de Alemania, como es el caso de la Cruz de Hierro o de la cruz Pour le Mérite. El lema de la Orden era: “Helfen, Wehren, Heilen” (“Ayuda, defensa, curación”).

Como era de esperar, en cuanto a la organización de la Orden, había muchas similitudes con el resto de órdenes militares. Su administración superior consistía en:

  • El Hochmeister , literalmente “Gran Maestro” o Gran Maestre, que era la mas alta autoridad de la orden.
  • Los representantes de los Ballei o provincias administrativas en las que se dividía la orden.
  • Cinco oficiales superiores :
    • El Grosskomtur o Gran Comandante
    • El Oberster Marschall o Supremo Mariscal
    • El Oberster Spittler o Supremo hospitalario
    • El Oberster Trappier o Intendente Supremo
    • El Tressler o Tesorero
  • Capítulo General formado por los representantes de cada uno de los ballei, los cinco oficiales superiores y el Gran Maestre.

Incluso antes de la caída de Acre, el Hochmeister y el Capítulo General en Tierra Santa nombraban al Deutschmeister, que estaba al mando del balleien de la orden en Alemania, así como a los Landmeisters, gobernadores de las grandes provincias teutonas de Prusia y Livonia, que debían enviar un informe anual al Gran Maestre en Acre y cada segundo o tercer año a un hermano a rendir cuentas en persona. Después de la división de Prusia en Komtureis (comandancias), cada komtur (comandante) era el jefe militar y administrativo de su área, asistido por un convento que teóricamente consistía en 12 hermanos caballeros cada uno con un papel y título especial. Se suponía que cada komtureis proporcionaba 100 hombres de lucha, incluidos mercenarios, milicianos urbanos y levas nativas.

Casas de la Orden Teutónica en Europa y el estado religioso en Prusia y Livonia alrededor del año 1300

A principios del siglo XIV, la orden tenía 12 Balleien dentro del Imperio y al norte de los Alpes, a saber: Utrech, Biesen, Coblenza, Lorena, Alsacia-Borgoña, Westfalia, Sajonia-Turingia, Hesse-Marburgo, Franconia, Austria y Bohemia, todos bajo el dominio Deutschmeister. Sin embargo, hubo diferencias en la forma en la que la Orden operaba en las regiones generalmente libres de Alemania occidental en comparación con el Báltico. En Franconia, por ejemplo, los caballeros Teutónicos no tenían influencia dentro de la jerarquía de la iglesia local, mientras que la Orden dominaba las de Prusia y Livonia. Las provincias bálticas de la orden eran Prusia, que consistía en el balleien de Pomerania, Prusia y Kulm y Livonia, que constaba de seis conventos heredados del la Orden de los Hermanos de la Espada. La separación administrativa de Prusia y Livonia se regularizó en 1243 con el reconocimiento oficial del comandante de Livonia como Vizelandmeister. La única posesión significativa que los teutónicos mantenían en Escandinavia estaba en Arsta, fundada alrededor de 1260 cerca de la costa sueca que lejos de ser una ciudad o un pueblo importante, era más una gran explotación rural.

Los principales castillos de la orden no eran meramente fortalezas, sino también centros administrativos y monasterios donde los hermanos llevaban una vida religiosa comunitaria como guerreros y monjes. Cada hermano estaba sujeto a su prior local, y a su vez estos eran administrados por el balleien, responsables ante la administración central de la orden, primero en Acre o Montfort, luego en Venecia, Marienburg y Könisberg.

Dentro de cada castillo-convento había un comandante, hermanos o miembros de pleno derecho de la Orden, medio-hermanos (Halb-brüder) y generalmente, un sacerdote. El medio hermano llevaba un manto gris en lugar de los blancos de los hermanos-caballeros, razón por la que también eran conocidos comos Graumäntler. Es probable que muchos de estos medio hermanos no tomaran los votos monásticos, lo que a su vez les permitió casarse siendo habitualmente asignados a tareas agrícolas. El medio hermano constituía, posiblemente la infantería pesada de la orden, aunque su principal contribución práctica implicaba la realización de tareas agrícolas dentro de las fortalezas teutónicas. A continuación estaban los diener o sirvientes, que formaban parte de una guarnición armada, en su mayoría ballesteros y que a menudo operaban como infantería montada y en el Medio Oriente generalmente estaban bajo la dirección de un Turcopolier ( que superaban en rango a los sargentos ordinarios ), quien como su nombre indica, estaba a cargo de la turcópolos (arqueros montados reclutados localmente por los Estados cruzados del Mediterráneo oriental). Muchos castillos bálticos parecen tener hombres libres prusianos a quienes los caballeros teutónicos emplearon para tareas especiales, los witinge, hombres libres o nobles prusianos indígenas convertidos al cristianismo. Finalmente había un número considerable de no combatientes, incluidos artesanos de todo tipo, carreteros,etc. Aunque los caballeros teutónicos se convirtieron en una organización internacional, su base de poder permaneció en siempre en Alemania. Disponían de tenían 13 casas en Tierra Santa y Alemania con puestos avanzados en Chipre, Grecia, Calabria, Sicilia, España, Flandes, Suecia y Hungría. Sin embargo, los principales centros de la orden eventualmente se encontraban en Prusia, Livonia y Estonia. Los registros muestran que alrededor de 1250 había 400 hermanos en Palestina, 200 en el balleien mediterráneo, 400 en el balleien alemán, 400 en Prusia y 180 en Livonia. En Tierra Santa, Ademas de en Acre, poseían los castillos de Amoudain (entre 1211 y 1266 y Haruniye (desde 1236 hasta 1271), junto con sus territorios, villas y recursos adyacentes. Así mismo, la orden también disponía de un embajador permanente ante la corte papal.

Como hemos indicado,en el reclutamiento, los caballeros teutónicos se diferenciaban del resto de las ordenes militares. Esto se debía al fenómeno de los ministeriales (Dienstmann) dentro del imperio alemán, que proporcionó la mayoría de los caballeros hermanos a finales de los siglos XII y XIII. Eran nobles “no libres” que componían una gran mayoría de lo que podría describirse como similar a un título de caballero alemán. Así, lo que comenzó como un acuerdo irregular en el que a estos siervos se les encargaban una amplia variedad de ocupaciones (desempeñaban un amplio rango de puestos de trabajo como la administración de bienes y tierras, la guardia de castillos o las funciones militares) y padecían múltiples restricciones acabó en un incremento de su estatus. De este modo, paradójicamente, las funciones típicas en otras partes de Europa de las personas de noble rango acababan estando cubiertas aquí por personas de la servidumbre.

Los ministeriales no eran legalmente personas libres por lo que, sus señores feudales decidían sobre cuestiones como quiénes podían o no casarse. En todo caso, eran considerados socialmente (no legalmente) como miembros de la nobleza. Hacia mediados del siglo XII, los ministeriales eran ya una importante fuerza militar aunque permanecían siendo teóricamente siervos. Y la Orden teutónica recibía con los brazos abiertos a cualquier recluta, noble o no, sujeto a la autoridad del Emperador Alemán, aunque el estatus aristocrático siempre era importante. Cada recluta debía responder diez preguntas, las cinco primeras con un “NO”, y las cinco finales con un “SI”:

  • ¿Perteneces a otra Orden?
  • ¿Estas casado?
  • ¿ Tienes alguna deformidad física oculta?
  • ¿ Tienes deudas?
  • ¿ Eres siervo (de otro tipo además de ministerialis)?
  • ¿Estas preparado para…..
    • …luchar en Palestina?
    • ….o en otra parte?
    • ….cuidar a los enfermos?
    • …..practicar cualquier oficio que conozcas, según lo ordenado?
    • …..obedecer La Regla?

A continuación el aspirante hacia su profesión: ” yo,…… profeso y prometo castidad, renuncia a la propiedad y obediencia a Dios y a la Virgen María y a ti, hermano……. Maestre de la Orden Teutónica y a tus sucesores, de acuerdo con la Regla y las instituciones de la Orden y seré obediente y te obedeceré a ti y tus sucesores incluso hasta la muerte“. Por la documentación que ha sobrevivido, sabemos que algunos de los hermanos provenían de las familias de los colonos alemanes de la Orden en el este, incluso de los habitantes indígenas, pero el grueso de sus fuerzas provenían de los territorios alemanes. Y una parte significativa de sus efectivos, vital para sus operaciones ofensivas en el Báltico, consistía en cruzados que servían voluntariamente bajo su mando.

Herman von Salza, un hombre inteligente y capaz que había ascendido de ser un simple caballero a convertirse en el Gran Maestre de la Orden en 1209, iniciará la gran expansión de los Caballeros Teutónicos; al ejercer de mediador en las tensas relaciones que mantenía el Imperio con el Papado, gracias a sus éxitos diplomáticos, fue premiado por ambos bandos con importantes concesiones de tierras en las actuales Alemania y Austria y en estos nuevos feudos se establecieron bases de la Orden, aumentando así su presencia militar en Europa. Además, von Salza usó su poder y prestigio para obtener importantes préstamos y donaciones con las que comprar castillos y tierras para expandir las posesiones de los Caballeros Teutónicos en Tierra Santa. Entre las numerosas posesiones que von Salza adquirió se encontraba el del señorio de Joscelin, situado al este de Acre y elegido por los Caballeros Teutónicos para la construcción del Castillo de Montfort, donde en 1220 establecieron su cuartel general,convirtiéndose en la sede de los grandes maestres. Veinte años después, en 1291, la toma de Acre por los sarracenos obligó a los cruzados a retirarse de Tierra Santa, impulsando a la orden a reconsiderar su misión.

Hermann von Salza.

El éxito de los Caballeros Teutónicos donde tantos otros habían fracaso y su apoyo incondicional al excomulgado emperador Federico II (en 1227 con motivo del enfrentamiento que el Papado mantenía con el Imperio por el control de las ricas ciudades del norte de Italia), les había granjeado la enemistad de la Santa Sede y de los Caballeros Templarios y Hospitalarios. Pero con el apoyo incondicional del Imperio, los teutones se lanzaron a la conquista del Báltico pagano.

En 1221 ya se habían instalado en Transilvania para ayudar a defender, pacificar y cristianizar las fronteras sudorientales del Reino de Hungría asediadas por los ataques de tribus nómadas provenientes de Ucrania. Allí permanecieron hasta su expulsión en 1225 por el rey Andrés II, oficialmente por su negativa a someterse a la soberanía real. Este será el primer intento, fallido, de la orden, de establecer su propio estado.

Irónicamente, la pérdida de oportunidades en Hungría llevó a la ferrea determinación teutónica de instituir su propio estado y las cruzadas bálticas proporcionaron una oportunidad para el crecimiento y la expansión de la Orden. El punto de partida oficial de las cruzadas bálticas fue la llamada del papa Celestino III en 1193 contra los pueblos paganos de la Europa nororiental y la cuenca del mar Báltico: los reinos ya cristianos de Alemania y Escandinavia habían comenzado a subyugar a sus vecinos paganos en varias campañas: Estonios, curonios, livonios y letones por los alemanes y daneses entre 1193-1227, Lituanos por los alemanes 1316, prusianos, Abroditas, abotritas u obotritas (entre el Elba y el Óder).  El conde polaco Conrado I de Mazovia intentó someter a los prusios pero fue rechazado, por lo que ofreció a la Orden los territorios de los prusios a cambio de su asistencia militar. Mediante el Tratado de Kruschwitz (1230), Conrado había cedió a la Orden la Tierra de Chelmn y todas las siguientes conquistas en la Prusia Oriental aunque no está aún claro si el tratado fue en realidad un diktat de la Orden a Conrado o directamente de una falsificación posterior. Sin embargo, antes de intervenir la Orden Teutónica esperó que la concesión de Prusia recibiera la confirmación de parte del emperador Federico II del Sacro Romano Imperio Germánico, la cual advino con la Bula de Rímini de 1266.

Los teutones lograron extinguir el estado prusiano después de casi 50 años de guerra brutal, y como resultado, la orden gobernó Prusia bajo unos estatutos emitidos por el Papa y el Sacro Emperador Romano como un estado monástico soberano. Von Salza creó el estado monástico independiente de los Caballeros Teutónicos, añadiendo continuamente el territorio prusiano conquistado y posteriormente del conquistando en Livonia. En 1236, la Orden de los Hermanos de la Espada, de Livonia (una orden militar alemana más pequeña), en el Báltico Oriental, sufrió una espantosa derrota a manos de los lituanos en la Batalla de Saule, por lo que en 1238 los caballeros teutónicos absorbieron lo que quedaba de la orden que, antes de la derrota de los lituanos, consistía en unos 110 caballeros, 400 a 500 sargentos voluntarios, aproximadamente 700 mrecenarios, 400 vasallos alemanes de sus territorios en estonia, 5000 auxiliares nativos, seis castillos y numerosos puestos avanzados más pequeños en Livonia. Así pues, los restos de la orden fueron fusionados entonces con los Caballeros Teutónicos como único medio para mantener Livonia en manos cristianas y esta pasaría a ser un feudo autónomo de los Caballeros Teutónicos, un territorio de gran importancia estratégica desde el que podían expandirse hacía Lituania y Rusia, lanzando nuevas cruzadas contra dichos territorios. El emperador Federico II Hohenstaufen había otorgado a los teutones todos los privilegios de los príncipes del Imperio y el derecho de soberanía sobre los territorios conquistados a los paganos, con soberanía papal nominal. Pero incluso después de absorber los restos de la Orden de los Hermanos de la Espada, los caballeros teutónicos en Livonia se encontraron compitiendo con el poderoso arzobispo de Riga.

Las tribus de los prusianos antiguos o prusios en el siglo XIII. Las localidades indicadas fueron fundadas por la Orden Teutónica para facilitar la conquista alemana de la Prusia Oriental; la línea punteada es el actual límite (desde 1945) entre Polonia -al sur- y el óblast ruso de Kaliningrado -al norte-.

Ese mismo año de 1236 los Caballeros Teutónicos recibieron también el apoyo militar y logístico de Enrique III, margrave de Meissen, gracias al cual pudieron avanzar hacia el norte del Vístula y conquistar Pomerania, fundando poco después la colonia de Lübeck. El alto costo de la guerra hacía que fuese sea crucial un fuerte respaldo económico por lo que muchos de los hermanos tenían la tarea de alimentar su economía en los territorios recién capturados de Prusia y el Báltico. Como resultado, muchos de los caballeros también eran empresarios astutos que a menudo tendían a ser expertos en el comercio de productos básicos como trigo, pieles y lana. Con el tiempo, muchos de los miembros de la Orden Teutónica desempeñan un papel comercial vital en el mantenimiento de rutas comerciales de larga distancia que se extendían desde Europa hasta Oriente Medio a través de los Balcanes y Grecia. En este momento y gracias ya a una sólida base económica,podrían permitirse contratar mercenarios de toda Europa para reforzar sus ejércitos.

En 1237 acogiéndose a los términos de la bula papal de Inocencio IV, decidieron lanzar su propia cruzada contra el Principado de Nóvgorod; no en vano la conquista de Nóvgorod era un botín muy apetecible para la Orden teutónica pues con su posesión se asegurarían el dominio del Mar Báltico. Un ejercito al mando del obispo Hermann de Dorpat formado por Caballeros Teutónicos y auxiliares livonios avanzaron hacía Nóvgorod desde el oeste y consiguieron conquistar la ciudad de Pskov en 1241. El príncipe de Nóvgorod, Alexander Nevski, responderá con un contraataque con el doble objetivo de reconquistar Pskov y detener a los Caballeros Teutónico; ambas fuerzas se enfrentarían finalmente el 5 de abril de 1242 en la famosa Batalla del Lago Peipus (Estonia). Con su aplastante victoria Nevski había asegurado la supervivencia del Principado de Nóvgorod y había detenido la ambiciosa expansión de los católicos europeos. Para 1250, el Papa Inocencio IV ya había abandonado la idea de convertir por la fuerza a los cristianos ortodoxos y decidió retomar las relaciones diplomáticas con Nóvgorod.

El combate se llevó a cabo el 5 de abril de 1242 sobre el hielo del lago Peipus en la actual  Estonia. La historia rusa ha hecho de este enfrentamiento un combate de leyenda, la batalla del hielo, celebrada en poemas heroicos. Los Caballeros se habían instalado en el lago portando pesadas armas y vestidos con duras cotas de mallas. Contaban con la ayuda de sus aliados finlandeses, que llevaban un equipo más ligero. Como un gigantesco ariete, decidieron cargar en formación compacta para tratar de hundir las líneas rusas, más frágiles. Estas aguantaron, lo que permitió a Alejandro Nevski efectuar un vasto movimiento envolvente con parte de sus tropas para caer sobre el flanco de las tropas alemanas, mucho más lentas. Los caballeros teutónicos pronto se dieron a la fuga. Su derrota se transformó pronto en catástrofe. Bajo el efecto del pánico, los caballeros se entregaron a una serie de movimientos desordenados, hasta que la superficie del lago se quebró y hundió bajo los pies de los que huían. Era principios de abril y la capa de hielo, más delgada, era mucho más frágil que en pleno invierno. Al pasar por alto este hecho y olvidar el peso de su equipo, los caballeros germánicos sufrieron una auténtica hecatombe.

La derrota del Lago Peipus fue un duro golpe en las ambiciones teutónicas de dominar en su totalidad el Mar Báltico y con ella, se derrumbó el halo de invencibilidad del que hasta ese momento habían disfrutado, produciéndose un alzamiento de los prusianos, recién conquistados que contaron con el apoyo de varios nobles cristianos de prusia, deseosos de escabullirse del yugo teutón. Eran en su mayoría de origen polaco y su intención al aliarse con sus tradicionales enemigos paganos era conseguir la independencia de sus territorios del domino de la Orden Teutónica. Ante la gravedad de la situación en 1243 el Papa Inocencio IV reconocía las nuevas diócesis en las que los Caballeros Teutónicos habían dividido sus territorios de Prusia ( Kulm, Pomerania, Ermeland y Samland) con una nueva bula y con ella, los derechos de propiedad que tenía la Orden teutónica sobre Prusia para disuadir de sus intenciones a los nobles rebeldes prusianos. La rebelión prusiana fue un desastre para los Caballeros Teutónicos, que se veían acosados por continuas emboscadas de los paganos prusianos y por los devastadores ataques de las tropas de Pomerania. En 1244 los Caballeros teutónicos fueron derrotados en la Batalla de Rensen y poco después los rebeldes lograron conquistar la mayoría de castillos y fortalezas de la Orden.

Carga de la caballeria teutónica contra los rusos durante la batalla del Lago Peipus
5 de abril de 1242

Ante la imposibilidad de imponerse militarmente a la alianza entre paganos prusianos y cristianos rebeldes de Pomerania, la Orden Teutónica recurrió a su fuerza diplomática y tras arduas negociaciones, el duque Swantopelk de Pomerania fue convencido en 1248 por los enviados del Papa para dejar de apoyar a los paganos; sin su ayuda no tenían ninguna posibilidad de obtener la victoria y decidieron someterse. A comienzos de 1249 los rebeldes firmaron el Tratado de paz de Christburg mediante el cual los Caballeros Teutónicos otorgaban una considerable autonomía a los nobles de sus territorios y un mayor número de derechos civiles a todos sus súbditos que fueran cristianos o que se convirtieran al cristianismo. En 1250 Prusia Occidental fue finalmente pacificada y los Caballeros Teutónicos se dispusieron a continuar su expansión avanzando contra Prusia Oriental.

La provincia lituana de Samogitia aislaba ahora los territorios de Prusia de los de Livonia y el Gran Ducado de Lituania era el estado pagano más poderoso en el este.  En 1252, la Orden capturó la ciudad de Kláipeda, único acceso de Lituania al mar y seguidamente, el papa el Urbano VI proclamará una nueva contra los paganos de Prusia Oriental formándose rápidamente un gran ejército de 60.000 cruzados dirigidos por el rey de Bohemia Ottokar II. En 1255 prácticamente toda la Prusia Oriental había sido sometida. La cruzada había dejado amplios vacíos de población en el territorio conquistado y el problema se resolvió parcialmente fomentando la inmigración de colonos germanos. Durante este período de asentamiento y reconstrucción, se fundará la ciudad de Königsberg. La guerra contra los lituanos fue especialmente brutal, ya que se veía a los paganos lituanos como seres carentes de todo derecho y la guerra se extendió a lo largo de doscientos años, incluso tras de la conversión de estos al cristianismo en 1387.

El mismo duque Mindaugas, gobernante de Lituania, decidió convertirse al cristianismo en 1253 para evitar que los cruzados cayeran sobre sus tierras. Casi todas las provincias de Lituania siguieron el ejemplo del duque y sus habitantes se convirtieron a la fe cristiana. Todas, menos la región de Samogitia, por lo que Mindaugas autorizó a la Orden a luchar dentro del territorio lituano contra los paganos de Samogitia que sorpresivamente derrotaron a los Caballeros Teutónicos en la Batalla de Skuodas en 1259 y al ejército cruzado en la Batalla de Durbe en 1260. Estas victorias decisivas detuvieron de forma definitiva el avance cruzado e hicieron que el duque Mindaugas maniobrara para regresar nuevamente al paganismo forjando una alianza con el duque Alexander Nevski de Nóvgorod, viejo conocido de los teutones, para combatirlos. Las victorias de los lituanos generaron un nuevo levantamiento de los paganos prusianos que atacaron Livonia y Polonia. Pero a partir de 1265 la Orden recibió ayuda masiva de cruzados alemanes, entre ellos el duque Alberto I de Brunswick, Enrique III de Turingia y Ottokar II de Bohemia, que además de ayudar a la Orden Teutónica aspiraba a conquistar Lituania. Con estos refuerzos la Orden pudo derrotar completamente a los prusianos paganos, que se rindieron definitivamente en 1277. La consecuencia inmediata de la derrota de la rebelión será la pérdida de los derechos recibidos en el anterior Tratado de Christburg, con el que finalizaba la primera rebelión prusiana, pasando a ser ahora los prusianos siervos sin ningún derecho. Para escapar de este destino muchos de los paganos prusianos huyeron a Lituania para evitar convertirse al cristianismo. En 1284 se dio por concluida la pacificación de Prusia y la Orden Teutónica comenzó a repoblar el territorio desolado con colonos alemanes y a partir de entonces y hasta 1945, Prusia sería étnicamente germana.

Sin embargo, incluso en una fecha tan tardía como 1380 la Orden disponía solo de alrededor de 700 hermanos en Prusia. Pero la expansión del territorio de los caballeros teutónicos en el Báltico no se logró únicamente mediante la conquista de los paganos indígenas.; el rey de Dinamarca vendió sus posesiones en el norte de Estonia a los caballeros teutónicos por 19,000 marcos de plata, alrededor de 4 toneladas de metal precioso y unos 20 años después los hospitalarios les vendieron sus casas en Pomerania.

Mientras tanto, en Tierra Santa, las cosas no marchaban precisamente bien para la Orden. El 17 de octubre de 1244 los ejércitos aliados del Reino de Jerusalén, las órdenes cruzadas (entre ellas la de los Caballeros Teutones), los ayubíes separatistas de Damasco, Homs y Kerak y el ejército egipcio del sultán ayyubí as-Salih Ayyubse encontraban en la pequeña localidad de Hiribya,en Gaza. La captura de Jerusalén en agosto había causado una gran alarma entre los estados cristianos y musulmanes. Al-Mansur, el emir de Homs y an-Nasir Dawud, gobernando Kerak, se unieron a los templarios, los hospitalarios, los caballeros teutónicos, la Orden de San Lázaro y las fuerzas restantes del Reino de Jerusalén para frenar al sultán egipcio.

En la devastadora derrota sufrida por los cruzados perecieron 397 de los 400 caballeros teutónes presentes. En 1291 se perdía la ciudad de San Juan de Acre y con ella finalizaba la presencia cristiana en Tierra Santa. Acre era también el cuartel general de la Orden, tras la conquista musulmana del castillo de Montfort en 1271 por lo que tras la caída de la ciudad, la sede principal de la Orden se trasladó a la ciudad de Venecia. Con la persecución desatada contra los Templarios y en vista del desprestigio que sufrían las Ordenes Militares tras la pérdida de los Santos Lugares, la Orden decidió en 1309 abandonar el Mediterráneo y trasladar su cuartel general al castillo de Marienburg de Prusia.

El castillo de Malbork o castillo de Mariemburg (originalmente Marienburg, literalmente “Castillo de María”) fue construido en 1274 por la Orden Teutónica como una fortaleza militar al servicio de la Orden . La ciudad que creció alrededor del castillo fue denominada con el mismo nombre, Malbork en la actualidad. Es el castillo más grande del mundo construido con ladrillo, en estilo gótico báltico, y es uno de los más impresionantes de su tipo en Europa. Su favorable posición junto al río Nogat y el terreno relativamente llano que le rodea favorecieron el acceso fácil de barcazas y buques de carga. Durante el gobierno de Prusia, la Orden Teutónica cobraba peajes a los barcos que pasaban, al igual que otros castillos a lo largo del río, imponiendo un monopolio en el comercio de ámbar. 

La localización exacta del convento que además, hacia las veces de cuartel general de la Orden, en Acre, aún no ha sido identificada. Por un relato de la caída de acre en 1291 de un templario anónimo de Tiro, sabemos que “los alemanes también tenían una residencia muy hermosa y una torre muy noble, que era tan grande y encantadora como la del temple“, la Turris Alamanorum que no debía estar adosada a la muralla oriental de la ciudad, pero puede haber dirigido el acceso al puerto desde las puertas orientales. Las fortalezas en el báltico se conocen mucho mejor; las primeras fueron construidas de acuerdo al tradicional estilo del norte de Alemania y del Báltico. Durante la conquista inicial de Prusia, los caballeros teutónicos levantaron fortificaciones simples de tierra apisonada y empalizadas de madera, imitando a sus enemigos paganos.

Asalto cruzado de Fellin, una típica fortificación pagana de madera en livonia (1211)

No será hasta finales del siglo XIII que esas fortificaciones se transformen gradualmente en grandes castillos de piedra y ladrillo, de planta rectangular con una plaza de armas central: el típico convento-castillo teutónico del Báltico. Las ciudades coloniales se convirtieron en una característica de la expansión hacia el este de Alemania en territorio tribal eslavo; las fundadas por las órdenes militares alemanas en la región báltica durante el siglo XIII eran esencialmente iguales a estos castillos, generalmente construidas en un patrón de cuadrícula rectangular que se usaba incluso cuando el terreno imposibilitaba que la muralla exterior de la ciudad fuese de planta rectangular. Kulm, fundada por los caballeros teutónicos en 1232, es un claro ejemplo.

Segundo castillo de Riga, finalizado en 1515, representa el punto álgido de las fortificaciones livonias de la época de los caballeros teutónes

Además de luchar, administrar hospitales y brindar hospitalidad a los peregrinos, los enfermos y los ancianos, los caballeros teutónicos tenían otras responsabilidades administrativas, la mayoría concentradas en sus territorios bálticos. El costo de la guerra era enorme y por lo tanto, una fuente confiable y constante de ingresos era vital. Así, desde el comienzo de sus campañas de conquista y conversión en el Báltico, los caballeros teutónicos alentaron la colonización y el desarrollo económico para mantener sus finanzas y disponibilidad de mano de obra. Aunque la mayor parte de la riqueza de los caballeros teutónicos se encontraba en Alemania, sus castillos y posesiones en Tierra Santa y el Báltico contribuían al aumento de los ingresos locales. En Prusia y Livonia los caballeros teutónicos se convirtieron además, en hombres de negocios y comerciantes; sus posesiones les proporcionaban gran cantidad de trigo, su recurso más importante, caballos, sal, pieles, ovejas para lana y para carne y sal. La producción industrial se concentraba en las poblaciones en las que la Orden podía imponer un estricto control, especialmente el lo referente al control de armas y al comercio.

Carga de la caballeria teutónica contra los rusos durante la batalla del Lago Peipus
5 de abril de 1242

El ascenso al trono lituano del duque Vytenis en 1296 supondrá un duro golpe para la Orden; Vytenis pondrá en pie una red de fortificaciones con las que defender sus fronteras occidentales y desde las cuales poder, llegado el caso, lanzar campañas militares contra los territorios de la Orden Teutónica. Mantendrán así una actitud defensiva contra la Orden Teutónica mientras sus ejércitos se lanzaban hacía la conquista de los vastos territorios del Principado de Kiev. En 1321 el Gran Duque Gediminas, sucesor de su hermano Vytenis, captura la ciudad de Kiev y anexionará los territorios del Principado a Lituania que se convertirá así en una de las potencias más poderosas del Este de Europa. Liberados ahora del lastre de su presencia en Tierra Santa, los teutones podían dedicar todos sus recursos y atención al combate en el Este de Europa; además, el fin de las Cruzadas supuso que muchos nobles europeos acudieran ahora a Prusia para luchar contra los paganos lituanos al lado de los Caballeros Teutónicos y así en 1382 los Caballeros Teutónicos se impusieronpor fín en la guerra contra Lituania logrando conquistar la provincia de Samogitia.

En 1386 el Gran Duque Jogaila de Lituania se convirtió al cristianismo para poder contraer matrimonio con Jadwiga, heredera del reino de Polonia y convertirse de este modo en Rey de Polonia bajo el nombre de Ladislao II. El nuevo estado polaco-lituano que surgía de esta unión pasaba a ser el reino más poderoso del este de Europa y dado que ahora era un estado cristiano, la Orden Teutónica se veía incapacitada para solicitar nuevas cruzadas. Por su parte, Polonia que había sido un fiel aliado de la Orden Teutónica a lo largo de su historia nunca se había visto recompensada por el Orden que no dudo ni un momento en apropiarse de territorios polacos en su propio beneficio, como la ciudad de Dánzig en 1308. Los Caballeros Teutónicos habían acudido a Dánzig para ayudar a los polacos a sofocar una revuelta de sus habitantes pero una vez sofocada la revuelta no devolvieron la ciudad a los polacos sino que se la anexionaron a sus territorios, cortando la salida al mar de Polonia y ganándose la enemistad eterna de ésta.

Ahora el Reino de Polonia acusó a la orden de ocupar territorios que consideraban suyos por derecho. Temerosos del creciente poder teutonico, los reyes de Polonia denunciaron a la Orden por apropiarse de sus tierras, específicamente de la región de Chełmno y más tarde las tierras polacas de Pomerelia (también Pomorze Gdańskie o Pomerania), Kujawy y Dobrzyń Land. En 1410, un ejército polaco-lituano derrotó decisivamente a la Orden y quebrantó su poder militar en la batalla de Grunwald (Tannenberg). Sin embargo, la capital de los Caballeros Teutónicos fue defendida con éxito del asedio (Marienburg) y la Orden se salvó del colapso. Cuando en 1515, el emperador del Sacro Imperio Romano Maximiliano I formalizó una alianza matrimonial con Segismundo I de Polonia-Lituania, la orden teutónica perderá el apoyo imperial en su lucha contra Polonia. En 1525, el Gran Maestro Alberto de Brandenburgo renunció y se convirtió al luteranismo, convirtiéndose en Duque de Prusia como vasallo de Polonia. Así, la orden fue suprimida en la zona meridional del feudo y sus tierras secularizadas para crear el ducado de Prusia en 1525.

Poco después, la Orden perdió Livonia y sus propiedades en las áreas protestantes de Alemania, pero pervivió vinculada a los Habsburgo, conservando numerosas propiedades en las áreas católicas de Alemania hasta 1809, cuando Napoleón Bonaparte ordenó su disolución y la Orden perdió sus últimas posesiones seculares.

La batalla de Grunwald, primera batalla de Tannenberg o batalla de Žalgiris fue un enfrentamiento militar durante la guerra polaco-lituano-teutónica. El 15 de julio de 1410, la alianza del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania —encabezada respectivamente por el rey Vladislao II Jagellón (Jogaila) y el gran duque Vitautas— se enfrentó a los caballeros teutónicos prusiano-alemanes —dirigidos por el Hochmeister o gran maestre Ulrich von Jungingen . Aunque acabaron derrotados, los caballeros teutónicos resistieron el asedio de su fortaleza en Mariemburgo (Malbork) y sufrieron pérdidas territoriales mínimas con la Paz de Thorn (Toruń) en 1411, mientras que otras disputas territoriales continuaron hasta la Paz de Melno en 1422. Sin embargo, los caballeros teutónicos nunca recuperarían su antiguo poder y la carga financiera de las reparaciones de guerra causó conflictos internos y una recesión económica en las tierras bajo su control. La batalla cambió el equilibrio de poder en Europa Central y Oriental y marcó el ascenso de la unión polaco-lituana como la fuerza política y militar dominante en la región

Hasta después de la Primera Guerra Mundial, la Orden se mantuvo presidida por los Habsburgo. Con la renuncia hereditaria de su último Gran Maestre, el Archiduque Eugenio de Habsburgo, en 1923 ,  la Orden renunció a su carácter ecuestre militar. En 1929 el Papa modifica y constituye una nueva entidad puramente religiosa denominada Hermanos de la Casa Alemana de Santa María de Jerusalén, como institución religiosa de la Iglesia católica de carácter clerical, operando con fines religiosos y de caridad por lo que continuó existiendo como un cuerpo caritativo y ceremonial. Volvían de esta manera a sus orígenes. La institución puramente religiosa fue prohibida por Hitler en 1938, pero se restablecido en 1945.

Archiduque Eugenio de Habsburgo

Hoy en día esta encabezada por un Abate y comprende a medio millar de sacerdotes, religiosos y religiosas profesos. La sede del Magisterio Eclesiástico se encuentra en Viena, al lado de la catedral de San Stephen, contando con Bailías y Encomiendas en cinco países de Europa Central, principalmente en Alemania y en Austria, y también en el área mediterránea, en Roma, Tirol y Sicilia. Para el fomento de los estudios históricos existe la Academia Histórica de la Orden Teutónica en fundamento a la Orden Militar de la Casa de Hohenstaufen. Hoy opera principalmente con fines benéficos en toda Europa Central.

La Orden moderna consta de cuatro ramas: hermanos religiosos (sacerdotes y no sacerdotes que hacen votos religiosos), sacerdotes oblatos, hermanas religiosas (que hacen votos religiosos) y familiares, pertenecientes a la orden, clero laico y diocesano. Los miembros más distinguidos pertenecen al grupo de caballeros honorarios, entre los cuales en los últimos años han sido el Arzobispo de Viena Cardenal Franz König ,el Príncipe de Liechtenstein Franz Josef II, el Arzobispo de Colonia Cardenal Joachim Meisner , Otto von Habsburg, y Karol Tomasz Habsburg . Las cuatro ramas están subordinadas al superior común, el Gran Maestre con grado de abad. El Gran Maestre actual es Frank Bayard , en el cargo desde 2018 y elegido por un período de seis años.

En 1580 después de la secularización de la orden en Prusia, una rama se separó de la Orden Teutónica  constituyendo la Orden Baliwat Utrecht de la Orden Teutónica en los Países Bajos, bajo la protección de la monarquía Holandesa. En 1637, los miembros de la orden calvinista de los Países Bajos rompieron por completo la subordinación al papa. La membresía está restringida al calvinismo y actualmente esta encabezada  por el comandante nacional Paweł Antoni, barón van der Borgh tot Verwolde desde 1977 .

Bibliografía consultada:

Nicolle, David. “Teutonic Knights 1190-1561”. Osprey Publishing. Warrior 124. Oxford 2007

Morton, Nicholas E. “The Teutonic Knigths in the Holy Land, 1190-1291”.  Boydell & Brewer, Boydell Press . 2009

Turnbull, Stephen. “Crusader castles the Teutonic Knights I. The red-brick castles of Prusia 1230-1466 “. Osprey Publishing. Fortress. Oxford 2003

Turnbull, Stephen. “Crusader castles the Teutonic Knights II. The stone castles of Latvia and Estonia 1185-1560 “. Osprey Publishing. Fortress. Oxford 2003

Urban, Willian, “The Teutonic Knigths, a military history”. Pen and Sword 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s