Disciplina en las legiones romanas

sábado, 11 de agosto de 2018

La disciplina, en el sentido moderno del término (pues la acepción de esa palabra es diferente en latín ) se presenta bajo dos aspectos que pueden parecemos contradictorios. Por una parte, los soldados romanos, sobre todo los legionarios, que siempre son considerados ciudadanos, conservaban un alto grado de libertad ante los mandos y en su vestimenta. Pero, por otra parte, en particular en combate, se hallaban sujetos a una obediencia ciega y sometidos a terribles castigos.

Suetonio evoca, alabándola, la severidad de Augusto. «A un equites romano, que había hecho cortar los pulgares de sus dos hijos para librarlos del servicio, lo hizo vender en subasta con todos sus bienes, pero al ver que los recaudadores públicos (pertenecientes ellos también al orden ecuestre) se disponían a comprarlo, lo hizo adjudicar a uno de sus libertos, ordenándole que lo enviase al campo, pero dejándole vivir como hombre libre. Cuando la X Legión obedeció mostrando un aire de revuelta, la licenció entera con ignominia, e incluso, como otros reclamaran con una insistencia excesiva su licencia, lo hizo así sin concederles las recompensas debidas a los años de servicio. Cuando las cohortes habían retrocedido, las diezmaba y las alimentaba con cebada. Cuando los centuriones desertaban de su puesto, les castigaba con la muerte, como si se tratara de simples soldados y, en el caso de otras faltas, les infligía penas infamantes, condenándolos, por ejemplo, a mantenerse en pie ante la tienda del general, vestidos a veces únicamente con una simple túnica, sin cinturón, o a sostener en la mano una pértiga de diez pies o incluso un manojo de hierba.»

Suetonio nos muestra aquí la diversidad de los castigos existentes, pero no los enumera todos. Se pueden clasificar en diversos grupos; algunos de ellos tenían un carácter moral: ante una falta menor, el soldado se veía castigado a la realización de guardias suplementarias, o le enviaban a prisión o, por el contrario, se le obligaba a pasar la noche fuera de las murallas,incluso se le daba una comida peor a la que recibían sus compañeros: por ejemplo, se le entregaba cebada;igualmente, podía recibir golpes: el sarmiento, bastón de mando del centurión, otorgaba a este último el derecho a golpear a los ciudadanos romanos, y ese poder tiene tanta importancia que, en las inscripciones, es ese instrumento esquematizado el que designa al oficial en cuestión.

Otros castigos eran de orden económico: suponían una disminución de los ingresos: multas y retenciones en las pagas, degradaciones (a un centurión se le degradaba a soldado, a un duplicarius a simplaris) y cambios de unidad (a un legionario se le destinaba a una cohorte de auxiliares); en los dos últimos casos citados, la pérdida financiera se acompañaba de una profunda humillación. Pero aún había casos más graves. Se podía disolver una unidad entera, como ocurrió con la X Legión según el texto de Suetonio que hemos citado anteriormente; y lo mismo sucedió con la III Legión Gallica con Heliogábalo y, en el 238, la III Legión Augusta; al haber tomado partido esta última contra Gordiano I y Gordiano II en África, Gordiano III, nieto del primero y sobrino del segundo, reconocido como emperador por el Senado de Roma, decidió castigar a la unidad que había provocado la muerte de su abuelo y de su tío. Finalmente, en casos extremos, para castigar a los desertores y a los cobardes, el comandante podía recurrir a la pena de muerte, bajo la forma de un castigo individual o colectivo; en este último caso se diezmaba, es decir, alineados los soldados, se hacía salir de las filas a uno de cada diez; aquellos a los que el azar hubiera designado eran ejecutados en el propio campo.

La decimatio consistía en formar grupos de diez soldados y, mediante sorteo (que podía ser con piedras negras o blancas, o con cualquier otro tipo de azar) se elegía a uno de cada grupo de diez, el cual era ajusticiado por sus propios compañeros mediante lapidaciones o golpes de vara y donde no se tenía en cuenta la posición o los logros militares acumulados. Si se negaban a hacerlo eran ejecutados. Los efectos reales que provocaba la decimatio en los ajusticiados rompían las uniones de compañeros de armas, bajando su autoestima y quebrando los fuertes lazos que debía tener un cuerpo militar de su calibre.

Alejandro Magno: de Pela a Gaugamela

Alejandro Magno: de Pela a Gaugamela

La valoración de la figura de Alejandro III de Macedonia es inseparable de la imagen contradictoria que las fuentes antiguas nos han transmitido, la mayoría de las veces en un estilo que ralla la hagiografía. El retrato antiguo de Alejandro contiene tantos elementos...

Viajar en el mundo antiguo

Viajar en el mundo antiguo

Emprender cualquier tipo de viaje en el mundo antiguo fue casi siempre sinónimo de emprender una auténtica aventura. Acostumbrados como estamos a nuestro mundo actual, que se nos ha quedado pequeño, donde viajar es algo cómodo, fácil y seguro, no nos resulta sencillo...

La rebelión Jonia

La rebelión Jonia

La pequeña flotilla ateniense de veinte naves dejaba atrás ya la bahía de Falero, de donde habían zarpado minutos antes, en un día radiante de primavera del 498 a.C., rumbo a Mileto donde los rebeldes jonios se habían alzado contra sus señores persas. La aun joven...

Las Termópilas

Las Termópilas

Cuando a mediados de agosto del 490 a.C. el rey Leónidas de Esparta observó en el horizonte, al norte, una gran polvareda cada vez más densa, supo que el ejército del Gran Rey se aproximaba. Tras la polvareda la propia tierra,...

Tabernas romanas

Tabernas romanas

Como en tantas otras cosas de la vida diaria, también los antiguos romanos disponían en sus ciudades de establecimientos de “comida rápida”. A los romanos, gente eminentemente práctica, no les gustaba perder el tiempo y como sucede en la actualidad, disponían de...

Los fenicios

Los fenicios

Los fenicios, ¿fueron grandes comerciantes que jugaron un papel clave como intermediarios entre el mundo oriental y el mundo mediterráneo? o, por el contrario ¿astutos comerciantes que aprovechaban cualquier oportunidad para enriquecerse, incluso practicando la...

Spintria, las monedas de los burdeles romanos

Spintria, las monedas de los burdeles romanos

En la antigua Roma, las relaciones matrimoniales eran entendidas como un contrato por intereses familiares y como un mecanismo para engendrar hijos legítimos que heredasen la propiedad y la situación de sus padres. El placer sexual se buscaba en lugares fuera del...

Democracia e imperialismo en la Atenas de Pericles

Democracia e imperialismo en la Atenas de Pericles

Mucho se ha hablado del imperialismo Espartano y poco del Ateniense. Entre la Paz de los Treinta Años (445 a.C.) y el estallido de la Guerra del Peloponeso (431 a.C.), Atenas culminó una época de apogeo en la que la pólis ática gozó de un período de estabilidad...

El gobernador romano

El gobernador romano

El cargo de gobernador de una provincia era un premio que solo recibían aquellos que tenían éxito en la ferozmente competitiva vida pública de la república romana. Los mandos provinciales eran muy codiciados por muchos senadores ambiciosos y por un montón de senadores...

La familia en el Antiguo Egipto

La familia en el Antiguo Egipto

Para los egipcios, el matrimonio era el estado natural de un hombre y una mujer. Pero el concepto de matrimonio actual no se parece al de los egipcios, ya que no existía ninguna regulación jurídica o religiosa que formalizara dicha unión; para formar una familia solo...

Paul Emil von Lettow-Vorbeck, el león de África.

Paul Emil von Lettow-Vorbeck, el león de África.

El teniente coronel Paul Emil von Lettow-Vorbeck, el “Lawrence de Arabia alemán”, en realidad mucho más capaz militarmente que el propio Lawrence de Arabia, durante los cuatro años en los que se desarrolló la Primera Guerra Mundial, se convirtió en la...

El «imbécil» que sobrevivió a todos: Claudio

El «imbécil» que sobrevivió a todos: Claudio

El 24 de enero del año 41 d.C (794 A. U. C.) era asesinado el emperador Caligula en un complot urdido por un gran número de senadores y miembros del ejército, asustados y cansados, a partes iguales, de sus extravagancias y de su régimen de violencia y terror...

El ejercito de Filipo y Alejandro

El ejercito de Filipo y Alejandro

Año 360 a.C.: el monarca macedonio Perdicas III acababa de fallecer tras una severa derrota ante los ilirios y toda Macedonia se encuentra al borde del colapso absoluto. Ilirios, tracios y peonios se lanzan sobre sus fronteras, mientras Atenas amenaza sus costas....

Macedonia contra Roma: Filipo V y Perseo.

Macedonia contra Roma: Filipo V y Perseo.

Los asuntos de Roma, un estado semibárbaro al otro lado del Adriático, no preocupaban especialmente al Rey Demetrio II de Macedonia cuando nació su hijo Filipo en el año 237 a. C. Los reyes macedonios se proclamaban descendientes de los hijos de Hércules, que se...

0 comentarios

Enviar un comentario