Kŏbuksŏn o el barco tortuga coreano

lunes, 20 de agosto de 2018

El kŏbuksŏn o barco tortuga coreano es un caso único: una embarcación de aspecto extravagante, que sólo fue utilizada en unos años muy concretos, con un éxito tan arrollador que se considera que cambió el curso de la historia.

En 1592 Toyotomi Hideyoshi, daimio del período Sengoku unificador de Japón, decide lanzarse a la conquista de Corea desde la cual, continuar hacia China apoyado en el mayor ejército del mundo, en la época, unos 160.000 hombres. Esta campaña no solo serviría para el engrandecimiento territorial del Japón, sino también para volcar al exterior la agresividad de los guerreros japoneses, demasiado acostumbrados a la guerra civil.

La invasión de Corea es un éxito. Se halla dominada por una élite corrupta y endogámica, aislada de la realidad y más preocupada por repartirse cargos y prebendas entre sí que por proteger su país ante una invasión que lleva más de un año anunciándose.Para los invasores, aquello es una marcha triunfal: han desembarcado el 23 de mayo de 1592 y para finales de julio ya están atacando Manchuria, mientras la corte Joseon se ve obligada a huir. Culminada esta fase con éxito, los japoneses planean mover su flota a la costa oeste de Corea y, desde allí, transportar sus ejércitos al otro lado del mar Amarillo para atacar China a través de aguas controladas por la escuadra coreana del suroeste, y por el último almirante coreano, Yi Sun-sin. Teniendo en cuenta como se estaban desarrollando los acontecimientos, los japoneses no están preocupados. Pero mientras los nipones se dedican al saqueo y a la preparación de su viaje, Yi Sun-sin está acumulando fuerzas para plantarles cara, y se halla inmerso en el diseño de un nuevo buque de guerra. Inspirado en los manuales militares chinos, descubre un antiguo junco a remo con espolón y cubierta superior recubierta con una funda de cuero humedecido, resistente al fuego, y concebido para la embestida; combina esta idea con el p’anoksŏn,la principal clase de buque de guerra utilizado por los coreanos, para crear un nuevo tipo de barco, el kŏbuksŏn, o barco tortuga.

Aunque hay consenso respecto a su forma básica, prácticamente cada detalle concreto genera discrepancias. Se trataba de una galera de entre 30 y 35 metros de eslora; para impulsarse contaría con un par de mástiles abatibles con velas cuadradas, pero en batalla dependería de sus remeros. 20 remos (10 por cada banda).Su tripulación estaba compuesta por 70 remeros y 50 soldados aproximadamente. Generalmente se tiende a pensar que tenía una única cubierta, en la que se mezclarían remos y cañones, para así aumentar la agilidad de un barco cuyo uso principal sería la embestida.Su cubierta estaba cerrada por un techo redondeado (a 2 aguas) acorazado, y que recuerda al caparazón de una tortuga. Este techo estaba recubierto con finas planchas de material ignífugo como protección ante los arcabuces y abordajes japoneses. De esa protección emergerían grandes pinchos metálicos, pensados para dificultar los abordajes.En general, se acepta que llevaría 11 cañones por banda, 3 en la proa y otros 3 en la popa, pero hay muchas discusiones en torno a la cabeza de dragón. Las crónicas de la época, incluso el diario de Yi, cuentan que los barcos disparaban a través de “cabezas de dragón” en la proa. La otra arma del barco sería el espolón, también muy polémico; la mayor parte de los historiadores proponen un espolón metálico, sobresaliente y con forma de cabeza de dragón, similar a los del Mediterráneo antiguo. El impacto de estos espolones pudo llegar a partir el casco de un navío enemigo, como fue el caso del Nibon Maru, barco insignia construido para Hideyoshi y hundido en la batalla de Angolpo, en 1592. El primero de estos navíos se botó el 27 de marzo de 1592, justo antes de que empezase la invasión japonesa, y se construirían otros cuatro barcos más hasta el final de la contienda, en 1598.

Por parte japonesa está el ōatakebune. Recuerda mucho a una torre flotante: sólido, rectangular, alto, con varios pisos con troneras, está pensado para favorecer a los arcabuceros. La importancia de éstos es fundamental en Japón.Resulta poco marinero,está pensado para operar en los tranquilos mares interiores de Japón, y no en mar abierto; apenas tiene cañones, menos valorados y conocidos en las islas que los mosquetes; depende del corto alcance efectivo de éstos; y, sobre todo, resulta endeble frente a la artillería.Se trata de naves pesadas ideadas para hacer frente a los piratas wakō japoneses y a sus tácticas de abordaje.

Los japoneses confían más en el combate de cercanía y en el abordaje, mientras que la táctica coreana es mantenerse alejados de sus enemigos y acribillarles con su superior artillería. Las continuas derrotas coreanas le han dejado con sólo una pequeña parte de su flota para hacer frente a cientos de barcos nipones. No es de extrañar que muestre tanto empeño en la construcción de una nueva clase de embarcación que permita volver las tornas. El kŏbuksŏn está diseñado para anular todas las ventajas de los japoneses y explotar sus puntos débiles. Con su coraza se protege del fuego de los arcabuceros, a la par que entre esta y las puas que salen de ella hacen casi imposibles los abordajes; está generosamente dotado de artillería y cuenta con un espolón para hundir cualquier nave nipona que se le ponga por delante. Todo ello mientras que logra mantener, pese a su pesadez, una aceptable velocidad y maniobrabilidad.

Yi los coloca a la vanguardia de su flota, para que embistan a la nipona, rompiendo su formación y colocándose en su retaguardia o en su mismo centro, donde pueden sembrar el caos atacando a un enemigo que a la vez tiene que estar combatiendo con el resto de la armada coreana. También puede mantenerlos en reserva para, una vez iniciado el combate, lanzarlos contra los puntos críticos de los japoneses y darles el golpe de gracia. En ese aspecto, los barcos tortuga no son muy distintos de las galeazas que Europa utiliza en esos mismos años, algo muy llamativo teniendo en cuenta que en esta época ambos mundos apenas tienen contacto entre sí.

De esta manera,en el verano de 1592 mientras los japoneses se preparan para zarpar hacia China, Yi inicia su ataque. En el espacio de un mes su reducida escuadra recorre el sur de Corea, derrotando uno a uno a los segmentos de la dividida flota japonesa que pierde mas de 100 buques. En algunos de estos combates intervienen los prototipos de los barcos tortuga. El éxito de Yi es rotundo y le permite ir incrementando sus fuerzas. Entre los japoneses cunde la alarma: el punto débil de su invasión es la dependencia de suministros desde sus islas. Si Yi logra dominar el mar, el ejército nipón caerá en el desabastecimiento. Hideyoshi lo sabe, y ordena movilizar sus reservas navales y aplastar a los coreanos mediante la superioridad numérica.El almirante Wakizaka Yasuharu, despreciando a su enemigo, zapa con 73 barcos sin esperar refuerzos. En la Batalla de Hansando la derrota nipona es total. Yi ya ha conseguido paralizar la invasión. Los japoneses, humillados, regresan a su isla, pero no suspenden las hostilidades.

En los cinco años siguientes reúnen un nuevo ejercito. Mientras, en Corea, el gobierno reinstaurado agradecen los servicios de Yi apartandolo de su cargo, encarcelado y torturado, acusado, ni más ni menos, que de trabajar para Japón. Cuando éstos regresen en 1597, les bastará una sola batalla para acabar con prácticamente toda la armada coreana. El soberano coreano Joseon, presa del pánico, restituye en el mando de los restos de la flota a Yi: 13 barcos del tipo p’anoksŏn. En la Batalla de Myeongnyang, Yi se enfrentará con esa escuadra a 133 barcos japoneses… obteniendo una victoria épica que pasará a la historia como “el milagro de Myeongnyang”.

Nördlingen: la última gran victoria de los tercios.

Nördlingen: la última gran victoria de los tercios.

La batalla de Nordlingen (Baviera, Alemania), entre el 5 y 6 de septiembre de 1634 fue una de las mayores proezas militares de los Tercios hispánicos. En ella el ejército español junto con el imperial alemán con un total de 32000 soldados causó una derrota decisiva a los 26000 soldados de la coalición formada por Suecia y los estados protestantes alemanes. El cronista Diego de Aedo, que participó en ella, describe así el momento culminante de la batalla: «Quince veces repitió el enemigo la embestida sin que pudiese ganar un palmo de tierra. Y no solamente esto, sino que salieron los españoles de las primeras filas para contraatacar al enemigo con gran valentía [….]»

La caza de brujas

La caza de brujas

Entre los siglos XV y XVIII, las autoridades de muchos paises europeos desencadenaron una feroz represión contra los supuestos adoradores del diablo. Miles de ellos fueron perseguidos y condenados, muriendo en la hoguera. No hay duda de que la brujería fue uno de los...

El temible galeón español

El temible galeón español

A principios del siglo XVI muchos eran los soberanos europeos que habían confirmado sus sospechas sobre las tierras a las que había llegado Cristóbal Colón no hacía muchos años en el lejano Occidente; estas no eran unas cuantas islas, sin duda era un nuevo gran...

Francisco de Ribera y Medina, el gran almirante Toledano

Francisco de Ribera y Medina, el gran almirante Toledano

Nacido en la sequedad de Toledo por el año 1582, Francisco de Ribera y Medina parecía destinado a cualquier cosa salvo a ser marino.Huérfano de padre desde muy pequeño, el toledano recibió una educación escasa y se pasó la adolescencia entretenido «en travesuras,...

El real de a ocho

El real de a ocho

El llamado real de a ocho, dolar español, peso duro o simplemente duro, acuñado desde mediados del siglo XVI, fue la moneda más importante del Imperio español y del mundo en su época y sin duda, la moneda más internacional que ha tenido España. Era la moneda del...

Las Galeras

Las galeras fueron los barcos hegemónicos en el Mediterráneo durante toda la Edad Media, continuando con la tradición de los antiguos barcos de combate accionados por remos y de los dromones bizantinos.  Las galeras eran barcos alargados, bajos y muy ligeros....

La sociedad Inca

Los incas debían sus extraordinarios éxitos militares en gran parte a su notablemente eficiente organización social y administrativa. Sin embargo, como en otros de su cultura, no fueron tanto revolucionarios como reorganizadores e innovadores, adaptando estructuras...

Los bucaneros

La inmensidad de los nuevos territorios conquistados era muy difícil de controlar por lo que los españoles no pudieron tener presencia en todas las islas del Caribe y solo ocuparon parte de las mayores o aquellas que resultaban estratégicas para el paso de las naves y...

Los tercios españoles

Considerados como los herederos de las legiones romanas, las unidades de Tercios se basaban en la pica y el arcabuz para aplastar brutalmente a sus enemigos. La mejor infantería europea durante casi 150 años. Pero, ¿que es un Tercio?. Un tercio era una unidad militar...

Los corsarios

Era considerado corsario aquel particular que mediante un contrato, carta de marca o mediante la famosa Patente de Corso, otorgada por el Estado bajo cuyo pabellón navega, persigue, captura y saquea embarcaciones de países enemigos, pudiendo entonces quedarse con el...

Catalina de Erauso, la Monja Alférez

En 1592 nacía en San Sebastián Catalina de Erauso, hija de familia hidalga pero pobre. Uno de los personajes más legendarios y controvertidos del Siglo de Oro español. Durante casi 400 años, el mito de la prodigiosa Monja Alférez ha permanecido vivo a través de...

0 comentarios

Enviar un comentario