III Reich y Alemania Nacionalsocialista

Reichssicher​heitshauptamt (RSHA): La Oficina Central de Seguridad del Reich.

En septiembre de 1939, las SS y la policía eran aún dos entidades muy separadas en la Alemania nacionalsocialista. Sólo 3.000 de los 20.000 agentes de la Gestapo tenían rango en las SS y la proporción de SS en la Policía criminal (KriPo) y la Policia uniformada (OrPo) era aún menor, aunque apreciable en cifras absolutas. Para obtener las codiciadas runas de las SS, un agente de policía tenía que haberse unido al NSDAP en 1933 o antes. Los dieciséis inspectores de la Policía de Orden Público tenían largos itinerarios profesionales a sus espaldas y para ellos la alta graduación que tenían en las SS era secundaria; oficialmente eran leales a Kurt Daluege ( al mando de la policía uniformada nacional u Ordnungspolizei, OrPo ) y al aparato de la Policía de Orden y no al sistema del Ministerio del Interior de la burocracia administrativa. Los ambiciosos aún podían optar a veces por trabajar estrechamente con el Gauleiter, que era gobernador nacional, o con las SS. Pero el grueso de la Policía de Seguridad estaba compuesto por policías profesionales que habían ascendido cooperando con Heydrich. Estos no ejemplificaban tanto los rasgos de los fanáticos de las SS cuanto de los burócratas conscientes y deseosos de servir a la causa nazi. En junio de 1936, cuando Heydrich recibió un Hauptamt policial en el Ministerio del Interior, Daluege estaba ya consolidando la posición que ya tenía efectiva como coordinador de la Policía Estatal (rebautizada ya Ordnungspolizei, Policía de Orden Público u Orpo). Heydrich, por su lado, tenía ahora un puesto nuevo que le había creado Himmler en contra de los deseos del ministro Frick, el jefe de la policía criminal (KriPo) Nebe y muchos otros funcionarios de policía de las SS. Y a pesar de que Daluege era uno de los Viejos Combatientes del partido, Heydrich, un recién llegado en la suprema jerarquía de las SS, le tomó la delantera en la erección de un imperio personal dentro de las SS y del Estado nacionalsocialista. Los dos hicieron mucho por la integración nacional de las policías en Alemania, pero ninguno lo consiguió por completo, perdieron el interés en el transcurso de la guerra y dedicandose al problema de absorber el Protectorado de Bohemia-Moravia, donde al final perderían los dos la vida.

Heinrich Himmler mira una fotografía en su cumpleaños junto a Kurt Daluege el 7 de octubre de 1942
Heinrich Himmler junto a Kurt Daluege – 7 de octubre de 1942

En el verano de 1935 la Oficina Central de las SS realizó grandes esfuerzos para situar a oficiales de las SS en puestos policiales, no de la Gestapo. Las direcciones y presidencias policiales se asignaban demasiado a menudo a mandos activos de las SS,con el resultado de que a veces se rechazaban y a menudo un servicio exigía un traslado que sentaba mal a otro. Durante el periodo comprendido entre 1934 y 1936, Heydrich creará dentro de las SS los órganos y mecanismos que convertirían esos servicios en la máquina implacable que el mundo no tardaría en conocer. No sólo dio vida y organizó a la Gestapo, sino que también seleccionó a los hombres que se encargarían de dirigirla. Estudió a los policías veteranos que habían continuado en su puesto, entre ellos Arthur Nebe, un profesional reconocido que se había ganado una reputación de criminalista distinguido dirigiendo la policía criminal de Berlín durante la República de Weimar. Nebe era el autor de un tratado de técnica policial que era una obra de referencia y creó un laboratorio de peritaje criminal donde desarrolló nuevas técnicas. Nebe se unió desde muy pronto al nazismo y Heydrich no perdió tiempo a la hora de hacerse con él. También el entonces adjunto de Heydrich en la dirección de la Gestapo, Heinrich Müller, un antiguo miembro de la policía criminal de Múnich, que durante los años de lucha clandestina de Hitler había descargado fuertes golpes contra los nazis.

La desordenada búsqueda de empleos remunerados en la burocracia policial prosiguió en las SS, en gran medida tal como había existido en la SA en 1933, hasta que el 17 de junio de 1936, con el nombramiento de Himmler como Reichsführer SS und Chef der Deutschen
Polizei (Jefe Nacional de las SS y Jefe de la Policía Alemana), comenzó la coordinación básica de todo el sistema. Este nombramiento supuso la consagración del triunfo de Himmler. Mediante este acto, la totalidad de los servicios de policía uniformada y civil quedaban bajo su autoridad, oficializando tanto la concentración de poderes en manos de Himmler como la centralización de la policía, centralización que ya existía de facto desde que Himmler se hiciera con el control de todas las policías políticas en la primavera de 1934. Aunque el decreto del 17 de junio retiró la competencia de la policía a los Länder y se la entregó al Reich, los funcionarios de policía siguieron cobrando su sueldo del presupuesto de los Länder; sólo el 19 de marzo de 1937 una ley financiera situó sus salarios y gastos generales dentro del presupuesto del Reich.

El preámbulo del decreto de unificación especificaba cuál era el concepto nacionalsocialista de la policía:


Convertida en nacionalsocialista, la policía no tiene más misión que asegurar el orden establecido por un régimen parlamentario y constitucional. Existe para:
1) Hacer ejecutar la voluntad de un jefe único.
2) Preservar al pueblo alemán de todos los intentos de destrucción de los enemigos, tanto interiores como exteriores
.

Para conseguir este objetivo, la policía tiene la necesidad de ser omnipotente“.

Himmler reagrupó estos servicios y los dividió en dos ramas: la OrPo (Ordnungspolizei), policía del orden o policía uniformada y la SiPo (Sicherheitspolizei), policía de seguridad, que agrupaba los servicios de investigación civil. Esta policía, fuertemente unificada, centralizada, militarizada y nazificada, fue confiada a los hombres que Himmler había estado poniendo a prueba durante el periodo de “rodaje” que acababa de terminar. De esta manera, la OrPo fue confiada al SS-Obergruppenführer (general) Daluege; agrupaba a la Schutzpolizei, o SchuPo , policía urbana para el mantenimiento del orden, la Gendarmería, la Verwaltungspolizei o policía administrativa, la policía fluvial, la policía costera, los bomberos, la defensa pasiva y su policía técnica auxiliar. La SiPo fue confiada a Heydrich. Esta “policía de seguridad” aportaba un indudable perfeccionamiento al engranaje de la máquina policial, pues agrupaba a la Gestapo, la policía secreta del Estado, y a la KriPo (Kriminalpolizei), policía criminal. En adelante la policía política y la policía criminal iban a trabajar juntas.

Heydrich confió la dirección de la Gestapo a su adjunto Heinrich Müller, que ya era su jefe virtual desde 1935, y la dirección de la KriPo a Arthur Nebe, que regresaba así a su función primigenia. En cuanto al SD, Heydrich mantenía el cargo de director, al tiempo que se convertía en Jefe de la SIPO y del SD, aunque este último servicio, que era un organismo del partido, seguía siendo independiente de los organismos estatales.

Reinhard Tristan Eugen Heydrich (7 de marzo de 1904-4 de junio de 1942)

Reinhard Heydrich es para muchos historiadores la figura más oscura dentro de la élite nazi y el principal arquitecto de la “Solución Final”. Como consecuencia de sus acciones y no en vano, a lo largo de su carrera fue conocido por distintos apodos: “el Verdugo”,​ “el Carnicero de Praga”​ o “la Bestia Rubia”, entre otros. En 1931 el Reichsführer SS, Heinrich Himmler, estableció una división de  contrainteligencia (Ic-Dienst) dentro de las SS que en aquel momento se encontraban en plena expansión y necesitaba personal cualificado. De acuerdo con el consejo de un conocido suyo, Karl von Eberstein, que a su vez era amigo de Lina von Osten (cuyo nombre de casada fue Lina Heydrich) , Himmler aceptó entrevistar a Heydrich para el puesto de trabajo. En el verano de 1932 Heydrich ya había renombrado el pequeño servicio de inteligencia como Sicherheitsdienst (SD), servicio de inteligencia de las SS. Su misión era clara: detectar, investigar y neutralizar posibles amenazas y enemigos del partido nazi, tanto dentro como fuera del mismo. Estableció su oficina en la Casa Parda, la sede central del Partido Nazi en Múnich y al principio tuvo que compartir despacho y secretaria con un compañero de las SS; para 1932 ya ganaba 290 Reichsmarks mensuales, un salario que él mismo describió como “cómodo” y durante la década de 1930 su poder y su influencia aumentaron al ritmo de su salario: hacia 1938 se este se había incrementado hasta 17.371,53 Reichsmarks anuales (el equivalente actual a más de 75.000 €). El pequeño servicio de contrainteligencia de Heydrich crecerá hasta convertirse en una efectiva maquina de terror pero, sobre todo, de intimidación.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es reinhardt-heydrich-1.jpg

En junio de 1931 Himmler incorporó a las SS a Reinhard Heydrich, un ex oficial de comunicaciones navales, en calidad de Sturmführer y le encomendó la tarea de organizar un servicio secreto de las SS para vigilar a la oposición política. Esta unidad se conoció como el Departamento Ic del SS-Amt, o el Ic-Dienst; a continuación como el Servicio de Prensa e Información y, por último, en junio de 1932, como el Sicherheitsdienst des Reichsführers-SS (servicio de seguridad del Reichsführer de las SS), o SD. Heydrich, promovido a SS-Sturmbannführer estableció su pequeño cuartel general del SD en Múnich con un estado mayor de siete civiles. A comienzos de 1933, el personal del SD no contaba con más de 200 personas y la mayoría adscritas al cuartel general de los distintos Abschnitte por toda Alemania. Sin embargo, durante 1933 y 1934 se amplió el servicio y se recomendó a muchos médicos, abogados y demás profesionales que presentaban su solicitud para incorporarse a la Allgemeine-SS que donde había más posibilidades de hacer carrera dentro de la organización, era en la rama del SD.

SD – Uniforme de diario camisa blanca
SD – Uniforme de paseo

Cuando Himmler se hizo cargo de la Gestapo, en abril de 1934, Heydrich, por entonces ya SS-Brigadeführer, la reorganizó y situó a todos los hombres del SD que pudo en posiciones que les permitieran vigilar las actividades de la policía política y adquirir una experiencia valiosa. Y si bien el SD siguió siendo una entidad independiente, no tenía ni la capacidad humana ni la experiencia para sustituir por completo a la policía política anterior. Con la formación de la RSHA el SD acabó por resultar superfluo y quedó incorporado casi por completo dentro de la Policía de seguridad. Siguió existiendo como rama independiente de la Allgemeine-SS sólo porque Himmler deseaba mantener la singular posición de su SD como único servicio de inteligencia del NSDAP. La competencia del SD fue aumentando poco a poco de la inteligencia puramente política a cuestiones sociales, económicas y religiosas, hasta llegar a ser bastante imprecisa. Sus miembros realizaron estudios detallados sobre el comunismo, el judaísmo, la doctrina de la supremacía papal, la masonería, la astrología, las sectas religiosas y las fuerzas reaccionarias en general. Estaban más preocupados por las cuestiones que consideraban ideológicas que por los problemas de seguridad concretos del momento y cuando comenzó la guerra, muchos miembros del SD se habían convertido en cierto modo en el hazmerreír de sus colegas de la SiPo, que se dedicaban a la lucha real y cotidiana, contra delincuentes, saboteadores y enemigos activos del Estado.

Imagen

La KriPo estaba formada por los detectives profesionales de la policía que llevaban a cabo el trabajo habitual de investigación criminal. Al igual que la Gestapo, trabajaron vestidos de paisano hasta que se les ordenó llevar el uniforme del SD durante la guerra. Sus principales obligaciones consistían en investigar los delitos tipificados como graves y el quebrantamiento del derecho consuetudinario, como asesinatos, violaciones, estafas y provocación de incendios, y en interrogar a los sospechosos. Estaban presentes cuando se había producido un robo, tomaban huellas dactilares, recogían pruebas materiales y preparaban los informes pertinentes. La KriPo era la más estable y profesional de todas las fuerzas policiales de seguridad y era uno de los terrenos de reclutamiento favoritos para el Reichssicherheitsdicnst, o RSD, una fuerza de élite a la que pertenecían los pequeños destacamentos que escoltaban a Hitler, Himmler y a las principales figuras del Estado.

En octubre de I936 se nombraron inspectores de la policía de seguridad (Inspekteur der Sicherheitspolizei o IdS) en cada Oberabschnitt de las SS para mejorar la coordinación entre el SD, la Gestapo y la Kripo. A partir de entonces mejoraron la cooperación de enlace y la interdepartamental hasta que el 27 de septiembre de 1939 se unieron la SiPo y el SD para formar departamentos contiguos de una sola Hauptamt de las SS, que lo abarcaba todo: la Reichssicherheitshauptamt, o RSHA. Se reunían las fuerzas policiales de seguridad tanto del partido como del Estado en un único organismo que tenía su sede en el número 8 de la Prinz-Albrecht-Strasse de Berlín y combinaba en una sola estructura de mando las oficinas del Sicherheitsdienst o SD (el Servicio de Seguridad de las SS), que dependía del partido, y la Sicherheitspolizei o Sipo (la Policía de seguridad), que dependía del Estado, y que comprendía la Kripo (la Policía criminal) y la Gestapo (la Policía política). Una oficina del Estado, el jefe de la Policía de seguridad y una dependencia del partido nazi, el jefe del servicio de seguridad, se fusionaban en un solo cargo, el jefe de la Policía de seguridad y del servicio de seguridad (Chef der Sicherheitspolizei und des SD, o CSSD).

La entrada de Alemania en la guerra europea en septiembre de 1939 provocráo la centralización de los organismos directores de la policía mediante la creación, el 27 de Septiembre de 1939, de la Oficina Central de Seguridad del Reich ( Reichssicher​heitshauptamt o RSHA) que inmediatamente quedó bajo el control de Heydrich como su primer director. El 1 de octubre de 1939 le fue otorgado el título de Chef der Sicherheitspolizei und des SD (CSSD) o “Jefe de la Policía de Seguridad y del SD”.

Imagen

Aunque la creación de una superoficina central de las SS y la Policía había sido propuesta ya por la Oficina Central de la OrPo de Daluege en noviembre de 1938, Himmler desestimó la idea y ni siquiera incluyó esta última Oficina Central en una comandancia consolidada de Gestapo y SD para coordinar todas las actividades de seguridad durante la guerra. Como jefe de la Policía Alemana, Himmler no quería tener una oficina grande y ostentosa, así que trabajaba simultáneamente en Unter den Linden 74, comandancia de Daluege, y por supuesto en Prinz Albrechtstrasse 8, que el 27 de septiembre de 1939 se convirtió en sede de la recién fundada Oficina Central del Seguridad del Reich (RSHA).

Imagen
Nº 8 de la calle Prinz-Albercht-Strasse

Así pues, el nº 8 de la calle Prinz-Albercht-Strasse, una antigua Escuela de Artes Industriales Artesanos que ya acogía las oficina central de la Policía Secreta del Estado (Gestapa), a partir de 1939 pasará, además, a ser la sede de la recién creada Oficina Central de Seguridad del Reich. El edificio colindante, el Hotel Prinz Albrecht, sirvió como sede de la Jefatura de la SS (“Reichsführung SS”); el Servicio de Seguridad (“Sicherheitsdienst-SD”) de la SS se instaló,en el palacio Prinz Albrecht en la calle Wilhelmstrasse nº 102,que estaba en la calle contigua.

Imagen
interior del nº 8 de la calle Prinz-Albercht-Strasse

Aunque oficialmente la RSHA estaba subordinada a Himmler, se convirtió en seguida en el imperio personal de su primer jefe, el SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich, que utilizó como baza sus amplios recursos de información y sus expedientes comprometedores en sus luchas por el poder con los demás líderes nazis hasta que fue asesinado en 1942. Su sucesor, el SS-Obergruppenführer doctor Ernst Kaltenbrunner, aunque mucho menos ambicioso, llegó a ser uno de los hombres más temidos del Tercer Reich.

La RSHA representaba un paso adelante en la integración de SS y policía, en la medida en que pudo acabarse efectivamente con la larga separación de la Oficina Central del SD y la Oficina Central de Seguridad (KriPo y Gestapo). No obstante, nunca llegó a resolverse la cuestión de si el RSHA era una agencia estatal y el Ministerio del Interior siguió llamando a Heydrich, nuevo jefe y artífice del RSHA, jefe de la SiPo y el SD, una categoría que el interesado adoptó realmente para su correspondencia exterior. Los membretes del RSHA quedaron reservados a las comunicaciones internas y de las SS. La RSHA se encargaba de las operaciones tanto nacionales como internacionales del servicio de inteligencia, del espionaje y el contraespionaje, de luchar contra los crímenes políticos y la delincuencia común y de sondear a la opinión pública acerca del régimen nazi.

Por cuestiones administrativas, la RSHA estaba dividida en siete departamentos, o Ämter:

Amt I. Personal. Se ocupaba de todas las cuestiones de personal relacionadas con la policía de seguridad y con el SD y estaba dirigido por el SS-Gruppenführer doctor Werner Best, veterano jurista y representante de Heydrich hasta 1940. Le sucedieron Bruno Streckenbach, Erwin Schulz y, por último. Erich Ehrlinger.

Amt II. Administración. Era, en la práctica, el departamento que dirigía la RSHA y, al principio, también estuvo a las órdenes de Best, al que sucedieron primero el doctor Rudolf Siegert y finalmente Josef Spacil.

Amt III. SD (Nacional). Era un servicio de información encabezado por el SS-Gruppenführer Otto Ohlendorf, que recopilaba datos relacionados con la política y el contraespionaje dentro de Alemania. Entre sus actividades, financiaba el célebre «Salon Kitty», un burdel de lujo en Berlín al que acudían los jerarcas nazis y los habitantes de gran poder adquisitivo. En el salón había micrófonos escondidos y, según lo que dijeran mientras hacían el amor, a menudo los clientes se veían sometidos al chantaje del SD o eran arrestados por la Sipo poco después. En realidad, las prostitutas eran agentes femeninas de la policía de seguridad y hacían todo lo posible para que sus compañeros soltaran comentarios antinazis.

Amt IV. Gestapo. A las órdenes del SS-Gruppenführer Heinrich Müller, “Gestapo Müller”, la Gestapo prosiguió con su misión de eliminar a los enemigos del régimen nazi.

Amt V. KriPo. Conservó sus poderes ejecutivos para encargarse de los delitos comunes. Su comandante , el SS-Gruppenführer Arthur Nebe, fue ahorcado en 1945 por su complicidad en el intento de asesinato de Hitler de 1944 de Stauffenberg.

Amt VI. SD (Internacional). o Ausland-SD, era un servicio secreto para reunir información dirigida contra países extranjeros, que también organizaba el espionaje en territorio enemigo. Al principio lo dirigió el SS-Brigadeführer Heinz Jost y después, Walter Schellenberg.

Amt VII. Investigación ideológica. Este departamento, encabezado por el SS-Oberführer profesor doctor Franz Six, sondeaba la opinión pública en general sobre una serie de temas. Trabajando de forma conjunta con el Ministerio de Propaganda, controlaba el avance del adoctrinamiento nazi del pueblo alemán.

Gestapo chief buried in Berlin Jewish cemetery | The Times of Israel
El Reichsführer SS Heinrich Himmler y sus lugartenientes: Franz Josef Huber, Arthur Nebe (KriPo), Heinrich Himmler, Reinhard Heydrich (SD) y Heinrich Müller (Gestapo). Berlin, 1 de noviembre de 1939

Las actividades de la RSHA eran sumamente variadas, desde a liberación de Mussolini por los comandos de Skorzeny hasta operaciones antiterroristas, asesinatos, el control de extranjeros en Alemania y la recopilación de expedientes políticos obtenidos de las fuerzas policiales de los países ocupados. El control de las fronteras y la lucha contra el contrabando también quedaron bajo la jurisdicción de la RSHA cuando la Gestapo asumió la administración del servicio de aduanas, del que hasta entonces se ocupaba el Ministerio de Finanzas del Reich.

Un porcentaje sorprendentemente elevado de oficiales superiores de las SS estaban vinculados a la RSHA, puesto que la naturaleza misma de su trabajo y la experiencia necesaria para llevar a cabo muchas de sus operaciones exigían que fuera una organización con muchos altos cargos; casi una cuarta parte de todos los oficiales que tenían el grado de SS-Sturmbannführer en 1944 trabajaban para la RSHA ,714 de un total de 3.006; 95 de 623 Standartenführer; una quinta parte de todos los comandantes y coroneles de las SS eran hombres de la Sipo o el SD. 41 de 274 Oberführer; 31 de 270 Brigadeführer; 7 de 94 Gruppenführer y 4 de 91 Obergruppenführer. Además, había alrededor de sesenta y cinco mil oficiales jóvenes de la policía de seguridad destinados en toda Europa y Rusia, a los que proporcionaban información más de cien mil informadores locales; esto nos da una idea del tamaño y el alcance de la red que tenía la policía de seguridad en 1944. Pero el mismo hecho de llegar a ser una organización tan gigantesca y complicada, la hacia lenta e ineficiente: los conductos burocráticos se cruzaban y las intrigas internas conducían muchas veces a un trabajo estéril. Los documentos se perdían en la maraña administrativa y la excesiva burocracia entorpecía la acción.

El “imperio” de Himmler en su máxima extensión territorial, noviembre de 1942

En su calidad de CSSD (Jefe de la Sipo y el SD), Heydrich controlaba uno de los sistemas policiales más complejos y vastos que el mundo hubiera visto jamás y en 1940 se reconoció su prestigio a nivel internacional cuando fue propuesto para el cargo de presidente de la   ICPC o Comisión Internacional de Policía Criminal, que más tarde se conocería como Interpol, el 24 de agosto de 1940,​ momento en el que su antigua sede central se trasladó de Viena a Berlín. En realidad, desde 1938 la mayoría de los países integrantes dejarán de participar de manera efectiva y el ICPC deja de existir como organización internacional. En el apogeo de su carrera profesional, fue promocionado al rango de SS-Obergruppenführer und General der Polizei ( 24 de septiembre de 1941 ).

Ernst Kaltenbrunner
Ernst Kaltenbrunner (Ried im Innkreis, 4 de octubre de 1903 – Núremberg, 16 de octubre de 1946)

El veintisiete de mayo de 1942, unos agentes checos en Praga le pusieron una bomba; por entonces era, además, vice Reichsprotektor de Bohemia y Moravia. Murió una semana después. El asesinato de Heydrich sacudió a toda la jerarquía nazi y dejó atónito a Himmler porque ponía de manifiesto su propia vulnerabilidad ante un ataque; de inmediato se duplicó el tamaño de su batallón de escolta personal, el Begleitbataillon RfSS, que iba fuertemente armado. Himmler tardó en nombrar un sucesor de Heydrich. Después de un corto período en que asumió el mando de forma temporal, en enero de 1943, el SS-Obergmppenführer doctor Ernst Kaltenbrunner pasaba a ocupar el puesto conjunto de jefe de la RSHA y CSSD. Sería el último. También ocupó la presidencia de la ICPC, de la que Heydrich también había sido presidente hasta su muerte.

Los primeros miembros del SD y la Sipo lucían las mismas insignias de rango en el cuello y los hombros que el resto de miembros de las Allgemeine SS o SS General, pero con la introducción del uniforme de servicio gris, comenzaron a llevar los galones de hombro propios del ejercito, que ya habían sido aprobados para las SS-Verfügungstruppe. Con el estallido de la guerra, todos los miembros de la policía de seguridad que prestaban servicio en los territorios conquistados, fueran o no miembros de las SS o del SD, tenían instrucciones de llevar el uniforme gris de las SS, combinando las insignias en el cuello y en la manga de las SS con las hombreras de la Policía, para proporcionarles la protección que suponía la condición de militares y al mismo tiempo, distinguirlos del resto del personal uniformado de las SS, la Policía y la Wehrmacht. No obstante, el hecho de que personal que nunca había sido uniformado anteriormente tuviese que lucir uniforme debido a la guerra y la creación de unidades operativas conjuntas sin distintivos especiales o diferenciadores, hacia prácticamente imposible determinar la procedencia exacta de un individuo. 

En Agosto de 1941, se recordó a todos los miembros de la SD y la Sipo que solo podían usar hombreras del ejército / Waffen SS si utilizaban los entubados o cubiertos con el waffenfarbe verde (giftgrün) de la policía.  Para prevenir que se confundiese a los miembros de la RSHA con Waffen SS, en enero de 1942 se introdujo el uso de hombreras de la policía entre los miembros de la escala básica y los suboficiales. Al mismo tiempo se prohibía a los suboficiales lucir la trenza en galones de cuello y hombreras.

A diferencia del resto de las SS, el parche del cuello del lado derecho de la RSHA era negro sin insignias. Un parche negro en forma de diamante (raute) con las siglas “SD” bordadas en blanco se situaba en la manga inferior izquierda incluso por hombres SiPo que no estaban en el SD. A veces este raute se canalizaba en blanco; existe cierto debate sobre si esto puede o no haber sido indicativo de que el personal pertenecía a la Gestapo. Es importante señalar que el uso irregular del distintivo SD, o de la cinta de antebrazo identificativa correspondiente, agravan el mencionado problema de la confusión sobre la procedencia del individuo que la portaba.

Dada la naturaleza de sus funciones ( al fin y al cabo, el SD era también un servicio de inteligencia) y al propio empuje expansionista inherente a las SS, era inevitable que antes o después, la RSHA tuviera un enfrentamiento con el otro gran servicio de inteligencia de Alemania, el Abwehr o servicio de inteligencia militar, bajo el mando del Almirante Canaris. Con la caída de Canaris en el fallido putsch de Stauffemberg del 20 de Julio de 1944, la Abwehr será asimilada por las SS, constituyendo el SD el único Servicio Secreto de Alemania y dejando al alemán como el único ejército europeo importante sin su propio servicio de inteligencia. Con su disolución, la mayoría de sus departamentos fueron absorbidos por la RSHA: Amt. IV (Gestapo) y Amt. VI (Internacional). Posteriormente se creará una Oficina Militar (Militarische Amt), bajo el mando del SS-Brigaf. Walter Schellenberg, para trabajar en conjunto con la Amt. VI.

Desde el principio de la guerra, la Abwehr tenía numerosas deficiencias que impedían un trabajo exitoso, que se veían exacerbadas por las condiciones de la guerra. La oficina se parecía más a una agencia gubernamental que a un verdadero servicio secreto, ya que en todo momento había más funcionarios que agentes reales. Además, numerosos oficiales de reserva más antiguos habían sido llamados al servicio militar activo y por ende, la falta de conocimiento militar tuvo que sentirse al evaluar materiales de inteligencia. Además la corrupción en todos los niveles, los desacuerdos entre oficiales, la rutina burocrática y especialmente en los últimos años de la guerra, su activismo contra el régimen, también jugaron un papel importante en los mas que discutibles resultados de su labor de inteligencia militar. Lo cierto y verdad es que eran numerosos los fallos y su desempeño consistentemente pobre, particularmente en el caso del reconocimiento contra la URSS, los Estados Unidos y el Reino Unido; generalmente no estaba a la altura de las tareas de un servicio de inteligencia en guerra, sin importar cuán espectaculares sean los éxitos individuales. Pero las cosas no eran mucho mejores en el Amt. VI (SD-Ausland) de la RSHA; con ocho grupos y 38 unidades, se convertiría en el el departamento más grande de la RSHA. La mayoría de sus empleados entraban ahora en un territorio completamente nuevo, donde nadie tenía ningún conocimiento previo particular o experiencia en comunicaciones militares. La antigüedad en su afiliación al partido y la fiabilidad política desempeñaron un papel más importante en la elección del personal de la agencia que el conocimiento y real especializado directamente utilizable.

Para el final del verano de 1944, la organización de todo el sistema de sabotaje y subversión política estaba bajo el control de un hombre, Otto Skorzeny, que ya estaba al frente de la Amt VI S y ahora se hacia cargo de Mil. Amt D (Abt.II en la extinta Abwehr). Skorzeny y su adjunto (ex Abwehr) Loos, situaron su cuartel general en el Schloss Friedenthal en Oranienburgo, cerca de Berlin. La nueva Sección D de la Oficina Militar de la RSHA se organizó a su vez en tres departamentos: Amt D S (Sabotaje), Amt D J (Insurrección) y Amt.Mil. D/T (Suministro de materiales de sabotaje). Sus funciones se dividieron en dos grandes areas:

  1. Amenazar las lineas aliadas de comunicaciones con sabotajes y fomentando los problemas políticos en los territorios ocupados por los aliados en Alemania y en los antiguos territorios ocupados por los alemanes, usando para estos propósitos a fascistas y elementos anti-aliados.
  2. Montar operaciones especiales que el ejercito no podía emprender, llevando a cabo operaciones tales como el rescate de Mussolini, el intento de captura con tropas aerotransportadas de Tito o el secuestro del Almirante Horthy.

Hacia el final de la guerra, la enorme administración de RSHA había dejado pequeña su sede en Prinz Albrecht Strasse y se extendía ya por unos 38 edificios por todo Berlín. En tan solo una década Himmler había pasado de estar al mando de unos 200 hombres a controlar completamente la mayor parte de las operaciones policiales no solo de Alemania, sino prácticamente de toda Europa. No debía rendir cuentas ante nadie, excepto Hitler y cuando en 1943 fue nombrado Ministro del Interior,inmediatamente transfirió la mayor parte de las actividades del Ministerio a la RSHA.

Fil:Bundesarchiv Bild 192-029, KZ Mauthausen, Himmler ...
Himmler, Kaltenbrunner, Ziereis en el campo de concentración de Mauthausen en Abril de 1941

Como ya hemos indicado, el área de responsabilidad de la RSHA abarcaba todas las políticas de seguridad e inteligencia, algo que incluía las detenciones de personas políticamente poco fiables. En los territorios ocupados, sobre todo en Polonia y más tarde en la Unión Soviética,  esto significó masacres planificadas, especialmente de sacerdotes católicos y funcionarios comunistas , así como de romaníes y especialmente de judíos. En la Unión Soviética, la RSHA dirigió las llamadas “purgas” contra los comunistas y judíos soviéticos en los que mas de 500.000 personas fueron víctimas de estas acciones. 

Desde finales de 1941 en adelante, la Sección IV B 4 de la RSHA, SS-Obersturmbannführer  Adolf Eichmann, organizó la parte burocrática de la ” solución final a la cuestión judía “, incluida la deportación de judíos europeos a guetos, campos de trabajos forzados y campos de exterminio. La RSHA también tenía amplios poderes a nivel nacional los y utilizaba principalmente mediante la ” custodia protectora ” para combatir a los opositores políticos y “raciales” (judíos, “gitanos”). 

Del mismo modo, los “informes del Reich“, que eran elaborados por la RSHA, proporcionaban informes muy detallados sobre el estado de ánimo de una población intensamente espiada. Estos informes se prepararon para varias agencias hasta marzo de 1945 y su objetivo era el de poner al gobierno en condiciones de conocer y tener en cuenta las opiniones existentes o emergentes entre la población alemana y de los territorios ocupados. No obstante, el contenido de los informes no era el resultado de una investigación de opinión seria, sino una reflexión sobre la línea de propaganda dada. A finales de mayo de 1943 habían aparecido 387 “Informes del Reich” que contenían un promedio de 18 a 20 páginas e inicialmente estaban formados por cinco secciones: estado de ánimo y situación general , oponentes , áreas culturales , derecho y administración, y economía . En 1940 se añadió una sección sobre folclore y salud pública. A menudo, se añadían informes adicionales sobre cuestiones específicas, por ejemplo, sobre el “trueque y el comercio subrepticio”, el “estado de ánimo de los trabajadores civiles polacos” o la “organización de la prensa diaria”. A partir de junio de 1943 siguieron los “informes del SD sobre cuestiones internas”, de los cuales se han conservado 229. Cada uno de estos informes recibió información sobre una o más viñetas, que ahora se identificaban con papeles de diferentes colores. Se desconoce el número de copias y el grupo exacto de destinatarios de los informes. Los archivos muestran que al menos Heinrich Himmler , Reinhard Heydrich , Ernst Kaltenbrunner , Martin Bormann , Hans Heinrich Lammers , así como los Ministerios de Finanzas , Justicia y el Tesorero del NSDAP estaban entre los destinatarios. Joseph Goebbels y Alfred Rosenberg mencionan los “informes del Reich” varias veces en las entradas de su diario. Probablemente los recibieran los ministros y todos los Reichsleiter del NSDAP y los altos funcionarios presumiblemente solo extractos del mismo.

Detenido el 15 de mayo de 1945 por fuerzas de EE.UU., Kaltenbrunner fue puesto a disposición del Tribunal Militar Internacional siendo juzgado en Núremberg. El 1 de octubre de 1946 fue condenado a morir en la horca por los cargos de Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. La sentencia se ejecutó el 16 de octubre de 1946.

Kaltenbrunner tras ser ejecutado, el 16 de octubre de 1946.

A finales de 1944, Himmler ordenó a la RSHA que preparara documentos de identidad falsos y pasaportes con nombres ficticios que posteriormente se distribuyeron entre algunos miembros destacados de las SS y el NSDAP. Una vez firmada la rendición, muchos nazis importantes se escondieron o actuaron abiertamente con su nuevo seudónimo. En las propias narices de la administración aliada se establecieron valiosos contactos entre los jerarcas nazis que estaban en la cárcel y los nuevos grupos clandestinos que estaban fuera, utilizando códigos secretos inventados por el SD antes de la caída del Tercer Reich.

La primera organización general que coordinó todas esas actividades se llamaba Spinne (araña) y se limitó a actuar en la propia Alemania. Sin embargo, los principales ex miembros de las SS no quisieron quedarse demasiado tiempo dando vueltas por su patria, de modo que en 1946 decidieron que había llegado el momento de establecer una red de escape mundial. Por tanto, al año siguiente nació ODESSA, la Organisation der SS-Angehërigen (Organización de Miembros de las SS). En un plazo increíblemente breve y aprovechando la experiencia de sus veteranos de la RSHA, ODESSA estableció un sistema eficaz de mensajeros que lograron sacar clandestinamente del país a hombres buscados de las SS y a otros nazis. Unos cuantos individuos emprendedores incluso consiguieron trabajo como conductores de los camiones del ejército de Estados Unidos en la Autobahn (autopista) de Múnich a Salzburgo, ocultaban a los fugitivos en la parte trasera de los vehículos, que rara vez eran registrados por la policía militar estadounidense, y atravesaban la frontera de Austria sin correr riesgos. Cada sesenta kilómetros, aproximadamente, había un Anlaufstelle (centro de recepción) de ODES­SA, del que se encargaban como mínimo tres personas, pero no más de cinco, que sólo conocían a los Anlaufstellen situados a ambos lados en la misma ruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s