Historia Moderna, Historia Universal

Pukaras, las fortalezas incas

Durante sus campañas el Inca Tupa Inca Yupanqui se sorprendió por el hecho de que pocas de las ciudades que había subyugado contaban con una fortaleza. Él decidió construir una (Sacsayhuaman) para su propia capital, que rivalizara en grandeza con ella (otras fuentes aseguran que será su padre Pachacutec, quien ordene su construcción y algunos arqueólogos incluso sugieren que la fortaleza era anterior a la ciudad de Cuzco y la presencia de los incas en el valle). Pero el Inca Yupanqui también construyó fortalezas, llamadas pukaras en quechua, a lo largo de las fronteras de sus recién subyugados territorios.

Con la excepción de las grandes fortalezas en el área de Cuzco, la estructura y el diseño de las fortalezas incas son sorprendentemente uniformes, lo que indica que fueron planeados y erigidos por una autoridad central, probablemente el Inca mismo. Habitualmente,los pukaras se situaban en colinas; se edificaban en terrazas concéntricas que ascendían en espiral ladera arriba de la colina para rodear un complejo templo-almacén-guarnición.El tamaño de los pukaras y sus guarniciones dependía de su importancia estrategia. Sacsayhuaman, con vista a la capital, Cuzco, era de proporciones ciclópeas, y fue probablemente el pukara más grande en el imperio.

Los pukaras incas se encontraban en alturas estratégicas con vistas a los principales cruce de caminos,asentamientos importantes y tambos. Fueron construidos individualmente o en grupos de diferentes tamaños, dependiendo de la importancia del lugar a proteger.En algunos lugares, estas fortificaciones incas formaron sucesivas líneas de las defensas que corrían a través de los valles por los cuales discurrían las principales carreteras del imperio.

Un detalle del enclave inca de Písac Pueblo Viejo (a 33 km al NE de Cuzco), ubicado en el cerro más alto de la ciudad de Písac.

Dado que estas paredes en espiral se asemejaban a una concha de caracol, el término quechua churu (caracol) era a veces incorporado en el nombre de los fuertes. Por lo tanto, el nombre de la pukara de Churuloma significa “colina caracol”. El espacio tras de los muros de contención de estas terrazas se llenó de escombros y tierra apisonada, proporcionando un camino para los defensores avancen. El resto del lecho de roca entre terrazas fue dejado en su estado natural. La parte superior del muro de contención también solía disponer de un parapeto de piedra que protegían a los defensores de los proyectiles enemigos. A menudo también disponían de fosos situados frente a los muros de contención de la terrazas que se llenaban con agua si el terreno lo permitía. Entradas perforadas en las paredes de la terraza de dos metros de profundidad permiten el acceso a cada nivel de la Pukara. Un sistema de chicanes de piedra defendía las entradas a cada nivel del Pukara. En algunos casos se agregaban pequeñas torres de protección adicional.

Un detalle del enclave inca de Písac Pueblo Viejo (a 33 km al NE de Cuzco), ubicado en el cerro más alto de la ciudad de Písac.

El complejo en la cima de la colina estaba rodeado por su propia muralla y si era posible, de un foso. Incluía una plataforma para un templo dedicado al dios solar Inti; alojamientos para el comandante de la plaza, sus tropas y algunos sacerdotes y amplias salas de almacenamiento donde se guardaban alimentos, ropa y armamento para la guarnición. El comandante del pukara usualmente era un orejón (noble del Cuzco) nombrado por el Inca mismo. La guarnición generalmente se reclutó entre la población local.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s